El ayuntamiento de Siero ha comenzado a identificar y cerrar viales que son usados por los vecinos como atajos y que generan problemas de seguridad. El primero que se cerró, ayer, fue un acceso al área comercial de Paredes. Esta decisión se enmarca en el plan que está llevando a cabo el gobierno municipal para tratar de mejorar la circulación en el concejo y adaptar Siero a peatones y ciclistas.

El acto de corte del vial se produjo ayer con la presencia del alcalde, el socialista Ángel García. Este explicó que el tramo cortado “es perfectamente prescindible, ya que hay otras alternativas mucho más seguras”. La peligrosidad de este tipo de tramos, que se usan “como atajo”, es el principal motivo por el que el gobierno local ha tomado la determinación de cerrarlos.

García indicó que esta estrategia “permite seguir ganando espacio para los ciudadanos, que puedan contar con más espacios para caminar, salir a pasear y andar en bicicleta”. Ese es el plan que ha trazado el gobierno local en los últimos años y que se pretende seguir desarrollando. Dentro de esta idea está el plan de movilidad que se va a redactar para Lugones, utilizando los fondos europeos de los que se dispone.

También se continuará llevando a cabo el cierre de otros viales en circunstancias similares al clausurado hoy en Paredes, a la vez que se tramitan otras actuaciones. Entre ellas la conexión con carril bici y acera entre las localidades de Pola de Siero y El Berrón, donde se limitará la velocidad.