Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero aprobará medidas para la hostelería y reducirá al mínimo la tasa de terrazas

El sector agradece la iniciativa del Consistorio, que bonificará al 95% la instalación exterior de los bares, pero reclama más exenciones

Arriba, ambiente en una terraza de la Pola, ayer.  En los círculos, por la izquierda, Mario Fernández, Christian Fueyo, Pablo Sánchez y Andrés Díaz; y Tania López y Alberto Díaz. | A. I.

Arriba, ambiente en una terraza de la Pola, ayer. En los círculos, por la izquierda, Mario Fernández, Christian Fueyo, Pablo Sánchez y Andrés Díaz; y Tania López y Alberto Díaz. | A. I.

La hostelería de Siero disfrutará durante todo 2021 de una bonificación del 95 por ciento en la tasa de terrazas, que podrán mantener la ampliación de espacio decretada durante la desescalada de la pasada primavera. Así lo anunció ayer el gobierno local, que avanzó que estudiará otras medidas para beneficiar

La decisión, que hizo pública ayer el teniente de alcalde, Alberto Pajares, llega después de que el gobierno nacional anunciara su intención de mantener el nuevo estado de alarma durante varios meses, lo que implica que comunidades como Asturias puedan imponer toques de queda, que dañan la actividad de los negocios. Los hosteleros reconocen que todas estas medidas están afectando mucho a sus negocios: “Es un momento muy complicado, lo estamos pasando mal”, aseveran. Por ello, se muestran agradecidos de que el Ayuntamiento les dé un margen con las terrazas. “Cualquier ayuda, ahora mismo, es clave”, coinciden.

Siero aprobará medidas para la hostelería y reducirá al mínimo la tasa de terrazas

Los problemas para la hostelería comenzaron en el mes de marzo. Fue entonces cuando empezó el confinamiento por el estallido de la pandemia, que duraría casi tres meses, en los que no hubo ingresos para el sector. Cuando pudieron reabrir, los hosteleros se encontraron con limitaciones de aforo y de horario, pero también se vieron favorecidos por las iniciativas de los ayuntamientos –como el de Siero– que permitieron la ampliación de terrazas y bonificaron las tasas para dar más margen a los establecimientos.

Según reconocen hosteleros de la Pola como Loreto García, “el verano, con las terrazas ampliadas y las ganas después de meses en casa, fue bueno”. Aunque los horarios de cierre cada vez se fueron recortando más, el sector seguía resistiendo, hasta la llegada de la segunda ola.

Sin embargo, en las últimas semanas, con el ascenso vertiginoso en el número de contagios, han visto la adopción de medidas más estrictas para frenar los contagios, que amenazan con ahogar a los hosteleros del concejo. García reconoce incluso que ha estado pensando en cerrar. “Solíamos descansar en el mes de noviembre y, a la vista de la situación, con cada vez menos gente viniendo por miedo y la necesidad de dar vacaciones a los trabajadores, nos lo estamos planteando”.

Siero aprobará medidas para la hostelería y reducirá al mínimo la tasa de terrazas

Ella aún mantiene la esperanza de que estas restricciones sirvan para doblegar la curva y “que no tengamos que volver a vernos en una situación de parón total durante meses”. En este contexto, la dueña de El Madreñeru agradece al Ayuntamiento la bonificación fiscal: “Cualquier medida de este tipo, que tenga que ver con mantener las terrazas ampliadas o que nos quiten tasas, es muy bienvenida”.

El anuncio de Pajares da un poco más de aire a un sector importante para el concejo, pues los bares no dejan de contar en el número de empresas. Bonificar con un 95% la tasa de terrazas es la primera, pero no será la última medida que tomará el gobierno local, según avanzó ayer Pajares: “Estudiaremos más medidas para los sectores más vulnerables”.

Una decisión que agrada también a Berto Díaz, propietario de otros tres establecimientos hosteleros en la capital sierense. “Es una cosa que agradecemos enormemente, aunque sea por poder mantener el empleo y seguir resistiendo”, detalla. Él ve cómo la afluencia cada vez se va reduciendo más, especialmente en las últimas semanas. “La gente se está autoconfinando, por miedo, y también saliendo menos por la reducción de horarios”, lamenta Díaz. El cierre a las once de la noche ha reducido su actividad a “únicamente la mañana y primera hora de la tarde”. De esta manera, pierden algunos momentos del día en los que solían tener bastante clientela: “En esta situación las cenas se dan por perdidas, y también se van con ellas los vinos de antes y la copa de después”, concreta el hostelero poleso.

El panorama es incluso peor en Lugones. El presidente del colectivo en la localidad más poblada del concejo, Roberto Valdés, dice que “a partir de las nueve de la noche esto es un solar”. De hecho, tras el cierre perimetral de Oviedo, el último fin de semana fue un “desastre”. Valdés indica que “solo di cuatro cenas para llevar, de gente que vino a tomar unas sidras y se llevó costillas a casa”.

En esa tesitura, y sin expectativas de que la cosa pueda mejorar, el hostelero de Lugones aplaude la medida de bonificar la tasa de las terrazas, así como la posibilidad de mantenerlas ampliadas, pero pide que la cosa no se quede ahí. “Esto de parte del Ayuntamiento está muy bien, aunque nos vendría genial también si nos pudieran quitar un trimestre del agua. El Principado tiene que tomar medidas, porque han hecho un cierre encubierto para no tener que pagar”.

Por el momento, la primera medida que se tomará será eximir del pago casi total de las tasas de terrazas. Aunque tampoco se descartan más bonificaciones en función de cómo evolucione la situación. El estado de alarma con toque de queda y la sombra de un nuevo confinamiento pone en serio peligro el futuro del sector en el concejo.

Somos denuncia el veto del PSOE a una moción redactada en asturiano

El veto a una moción de Somos para pedir bonificaciones fiscales para la hostelería, por ir redactada en asturiano, ha provocado una nueva polémica entre la formación morada y el ejecutivo local. Los morados entienden que se vulneran los derechos fundamentales que recoge la ley de uso y promoción del asturiano. Algo con lo que no está de acuerdo el gobierno municipal socialista, que considera que la ley “no establece un derecho subjetivo a utilizar el asturiano en el caso de la administración local”. En este contexto, el grupo Somos Siero quiere denunciar que la moción presentada para su consideración en el pleno de mañana, jueves, se rechazó por estar redactada en lengua asturiana. El tema de la propuesta era el cambio de la ordenanza de las terrazas y la ampliación de bonificaciones a la hostelería, “para que todos los grupos políticos pudiesen aprobar unas normas que favorezcan a un sector muy importante en Siero y muy castigado por la pandemia y las circunstancias sanitarias que estamos viviendo”. Una decisión, la de frenar la moción por el uso del asturiano, que ha sorprendido a la formación. Su portavoz, Javier Pintado, recuerda que “Siero siempre se ha caracterizado por favorecer el uso de la lengua asturiana desde el ámbito institucional”. De hecho, a lo largo de varios años estuvo funcionando un servicio de normalización que realizó campañas diversas en favor de prestigiar el asturiano: el ayuntamiento contaba con impresos bilingües, así como bandos o cartelería en lengua asturiana. Incluso se llegó a aprobar una moción en favor de la oficialidad en marzo de 2007. Pintado afirma que es la ley la que garantiza que no se vulneran derechos fundamentales y apunta que la política del gobierno local choca con la del autonómico, también del PSOE. Sin embargo, no lo ven así los socialistas de Siero, que interpretan que la ley no avala el uso del asturiano en escritos municipales y que en caso de aceptar una moción que no está traducida, “muchos concejales no la entenderían; no pudiendo, por tanto, materializar su derecho a la participación política en los asuntos municipales”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats