La alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña está hospitalizada en el HUCA al no evolucionar todo lo favorablemente que se esperaba del covid-19. Por precaución y de cara a evitar complicaciones fue trasladada en ambulancia (con la participación de la Guardia Civil) al hospital ovetense, aunque, por el momento su estado de salud no reviste gravedad. 

La regidora dio positivo en el virus hace varios días, lo que obligó a confinar al 98% de la plantilla de la casa consistorial, al equipo de gobierno (entre el que hay al menos otro positivo) y a los tres efectivos del cuerpo de policía local.