Arropada por sus vecinos, por los amigos y por su familia, pese a todas las distancias que impone la pandemia. Así se ha sentido la Alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña, en el dificilísimo momento de duelo que le ha tocado vivir por el fallecimiento, el martes, de su esposo Manuel Ángel Villa Ruisánchez, a los 62 años.

El funeral por Manuel Villa tuvo lugar esta mañana en la iglesia parroquial de Santa María de Noreña y tras lo cual la regidora ha querido agradecer a todos los que han estado cerca en este tiempo de enfermedad y de luto. Amparo Antuña trasladaba su emoción hacia "todas las personas que me han hecho llegar, tanto en persona como a través de mensajes y publicaciones en redes sociales, sus condolencias y muestras de cariño por el triste fallecimiento de mi esposo, Manolo".

Manuel Ángel Villa Ruisánchez, trabajador de la Universidad de Oviedo en el área de administración y servicios en Gijón, falleció después de llevar días ingresado en la UCI fruto de las complicaciones de salud tras contagiarse de covid. "En estos duros momentos, vuestro apoyo es fundamental para mí y para toda nuestra familia, sobre todo porque demuestra cuán querido era Manolo, lo que resulta muy reconfortante en una situación tan dura como la que estamos viviendo", señalaba la Alcaldesa en un texto que quiso hacer llegar a todo su entorno.

Manuel Villa era un hombre muy querido, vinculado a la actividad deportiva, social y cultural de la localidad.