Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Celles, indignado con el Principado por “rehuir” la reforma del palacio, joya del Barroco

Los vecinos critican que Patrimonio dé un nuevo plazo a la propiedad para la rehabilitación del inmueble protegido: “Llevamos así desde 2010”

Estado actual del palacio de la Torre de Celles, en Lavandera, Siero, con grietas en la fachada. | A. I.

Estado actual del palacio de la Torre de Celles, en Lavandera, Siero, con grietas en la fachada. | A. I.

La situación del palacio de Celles, joya del barroco sierense, vuelve a complicarse una vez más y los vecinos muestran su indignación por la decisión del Gobierno regional de conceder de nuevo un mes de plazo a la propiedad para que presente un proyecto de conservación. A juicio de Carmen

Un informe revelado por LA NUEVA ESPAÑA apuntaba la posibilidad de rehabilitación que existía en el Palacio de Celles, debido a la conservación de algunas de sus partes principales. Sin embargo, el interior se encuentra totalmente destruido y la propiedad ha intentado quitarle, sin éxito, la calificación de protección de Bien de Interés Cultural (BIC).

Valorado el contenido del reciente informe –encargado por el Ayuntamiento de Siero–, el Principado anunció su intención de “tomar las medidas necesarias”. Los vecinos veían con cierto optimismo la actitud de la Administración autonómica que, sin embargo, ha vuelto a no concretarse en una rehabilitación subsidiaria, como solicita el colectivo encabezado por Blanco.

La portavoz vecinal indica que, “desde 2010, llevan dando plazos y nunca acaban de intervenir”. Los vecinos de la localidad cargan duramente contra el Gobierno regional, al que solo piden “que se lean la ley y la hagan cumplir”, y contra la propiedad: “La dueña alega que lo heredó en malas condiciones, pero, entonces, por qué no se lo vendió al Ayuntamiento, que quiso comprarlo en 2003, antes de que fuera protegido como BIC”.

Los derroteros que vuelve a tomar “el ya larguísimo expediente” de la joya del barroco sierense, tienen muy enfadados al vecindario que urge al Principado “a dejar de dar plazos” y haga cumplir la ley. A juicio de Blanco, la solución “pasa porque ellos mismos vayan allí, lo rehabiliten y después le pasen la factura a la propiedad”.

El palacio de la Torre de Celles es un Bien de Interés Cultural y, como tal, tiene unas exigencias de conservación que se han de cumplir obligatoriamente. Pese a su protección, en los últimos años su deterioro ha ido a más de una forma que ha hecho temer por la integridad del edificio. El derrumbe de parte de la cubierta y las filtraciones de humedad en la fachada principal, que es el mayor valor del edificio, entre otras deficiencias, provocaron la aparición de grietas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats