Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El presidente de Festejos de la Pola pretende nombrar a su relevo la próxima semana

Jenaro Soto plantea una transición directa, sin asamblea de socios ni presentación de cuentas

Lucía Noval, el día de la presentación de su candidatura, con Jenaro Soto. | A. I.

Lucía Noval, el día de la presentación de su candidatura, con Jenaro Soto. | A. I.

La incertidumbre por el futuro de las tradicionales fiestas polesas de El Carmín, Güevos Pintos o Comadres continúa. El presidente de la Sociedad de Festejos, Jenaro Soto, quiere nombrar a su relevo –la única candidata firme, Lucía Noval– de manera directa, sin votación ni asamblea, la próxima semana. Justo la opción que a la joven Noval –terapeuta ocupacional– y al resto de su candidatura, no convencía. Ellos están preocupados por las cuentas del colectivo y quieren comprobar todas las facturas y deudas, y que Soto se las exponga a los socios, antes de asumir el mando. Estas peticiones no gustan al actual presidente, quien dijo el día de la presentación de su candidatura que lo adeudado eran “unos cuarenta y pico mil euros”.

Meses atrás, Soto reveló que la situación económica del colectivo era muy mala. Sin apenas liquidez y teniendo que asumir pagos, además de no contar con la subvención municipal y no poder recibir ingresos derivados de las fiestas. Por ello se planteaba la posibilidad de realizar una derrama entre los socios o incluso deshacerse de alguno de los locales de la entidad.

Para conocer con más detalle la situación, Noval y sus compañeros solicitaron a Soto las cuentas para confirmar la candidatura. Sin embargo, este se negó a realizar el relevo de esa manera, incluso mostró su enfado y amenazó con volver a presentarse o bloquear el proceso de relevo. Por el momento, todo parece paralizado. Lucía Noval formalizó su candidatura, pero pretende conocer el estado de las finanzas antes de asumir la presidencia, que se comuniquen todos los datos a los socios y se convoque un proceso de elecciones, aunque solo haya un candidato, y no se formalice un relevo directo.

Parece que esa no es la idea del actual presidente, quien pretende organizar una asamblea con solo seis personas, la próxima semana, para realizar el traspaso de poderes. Si finalmente se concreta, Noval sería la nueva cabeza visible del colectivo poleso y tendría en su mano la organización de El Carmín, Güevos Pintos y Comadres, además de otras actividades.

En todo caso, parece difícil que ambas partes acaben por llegar a un entendimiento y la posibilidad de acabar en los tribunales de nuevo es real. Ya sucedió en la anterior ocasión en la que Soto amagó con dejar el cargo. Entonces, decidió anular la candidatura de Noval por una formalidad relativa a los avales necesarios, que derivó en denuncia y vista en el juzgado. Esta vez, la voluntad del presidente de abandonar Festejos parece más decidida.

Compartir el artículo

stats