Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La faba asturiana está de moda: la producción ya está agotada a cuatro meses de finalizar la campaña

El consejo regulador, apenas perjudicado por el cierre hostelero, percibe un aumento de la demanda de grandes superficies y de la venta online

Faba asturiana.

Faba asturiana.

La faba de Asturias está batiendo récords y por primera vez ha agotado el producto a cuatro meses de acabar la campaña, que finaliza el próximo 31 de marzo. “Otros años aún quedaba faba a estas alturas, pero ahora no queda nada, se vendió todo. Los productores están recogiendo ahora las fabas de la siguiente temporada para poder atender la demanda”, comenta Paula Álvarez González, directora técnica del consejo regulador IGP Faba de Asturias.

Los productores están atendiendo la alta demanda de este producto mayando a mano, separando el grano de la vaina de manera tradicional. El clima de las últimas semanas, con apenas días de lluvia, está permitiendo que puedan desarrollar esta labor, cuando el año pasado la situación meteorológica estuvo en su contra. “Entonces les costó terminar de mayar porque hubo muchos días lluviosos y necesitan que haga sol para el secado de las vainas”, añade Álvarez González.

Isabel Rubio trabaja en la finca de faba asturiana en San Cosme (Cudillero). | Ana Paz Paredes

El hecho de haberse quedado sin stock de faba asturiana mucho antes de que concluya la campaña nunca antes se había dado. Álvarez González justifica el aumento de la demanda en que “el consumidor final cada vez está exigiendo más contraetiqueta. Es un producto que ha aumentado la demanda en grandes superficies. Supongo que será por la garantía que te da comprar un producto envasado y contraetiquetado, que genera más confianza que comprarlo a granel”. Otro factor positivo está íntimamente relacionado con la crisis sanitaria actual. Y es que muchos productores se han visto abocados a actualizar sus páginas web y optar también por la venta online, que está en pleno apogeo.

En cuanto al cierre temporal de la hostelería, desde el consejo regulador admiten que les ha perjudicado en cuanto a ventas, pero en menor medida, ya que “no es el sitio donde más faba contraetiquetada se está vendiendo”, admite Álvarez. A estos factores hay también que sumar que “tampoco se dio el año pasado una cosechona, como en otros”, lo que hace que la cantidad de faba asturiana no sea tan grande como en otras campañas.

El consejo regular de la IGP Faba de Asturias ensalza que la situación de este producto va por buen camino. “En las tres últimas campañas estamos notando que se está profesionalizando el sector. A pesar de que el número de productores no crece, sí que aumenta la superficie sembrada. Esta profesionalización hace que se consiga un mejor producto, de mayor calidad”, argumenta Álvarez González, aunque también admite que lo ideal sería disponer de más personas cultivando, para seguir creciendo y así poder atender el aumento de la demanda.

Gráfico: faba asturiana IGP

Álvarez González pone como referencia la campaña 2017-2018, en la que se batió récord tanto en toneladas producidas como en toneladas amparadas. Con el concepto “amparadas” se refiere a las fabas que salen a la venta con el sello IGP Faba de Asturias. Ese año, se traspasó el umbral del centenar, con 126 toneladas despachadas de fabas contraetiquetadas. Ahora, vuelve a ocurrir lo mismo, con 109 toneladas, aunque no podrán llegar a batir este récord debido a que agotaron las existencias. La venta de faba con sello IGP se está afianzando. Pasó de cifras que rondaban, de media, las 70 hectáreas, a superar ahora las 100. La tendencia alcista se produjo desde la campaña 2012-2013 hasta la de 2017-2018. Luego hubo un pequeño descenso para volver a recuperarse esta temporada a una cifra por encima del umbral de los 100.

En lo que respecta a las hectáreas sembradas, son menos que el año pasado, en concreto, pasaron de 190 a 185, aunque en este sentido, Álvarez González considera que es una diferencia “insignificante”. El número de productores también se ha estabilizado en el tiempo. En los últimos cinco años, se pasaron de 136 en la campaña 2016-2017 a 141 la siguiente, 153 la de 2018-2019, 149 en la actual y 147 para la de 2020-2021.

Compartir el artículo

stats