Están de moda los desbroces en el concejo de Siero. Así lo expusieron ayer los concejales Alejandro Villa y Javier Rodríguez, que presumieron de la gran cantidad de caminos adecentados por operarios municipales y por una empresa externa. En total, se retiró maleza de cerca de 1.500 kilómetros de vías. Asimismo, por primera vez en 20 años, se procedió a la limpieza de las cunetas de las carreteras del municipio. “El agua, al no correr por las cunetas, se va al centro de la carretera y ocasiona baches y argayos”, explicó Villa.

Los trabajos de desbroce los han realizado una empresa externa y trabajadores del Consistorio. Se destinaron 250.000 euros al contrato municipal de este servicio.

A pesar del incremento del esfuerzo en este sentido, Villa quiso recordar que la ordenanza municipal recoge que la limpieza de fincas que lindan con la carretera corresponde a los propietarios de las parcelas, que deben vigilar que la maleza no invada los caminos, “pero en la mayoría de los casos, no se cumple”.

Ante esta situación y viendo la demanda de los vecinos, se decidió actuar, “especialmente porque la limpieza de cunetas hace que los caminos, a los que destinamos una inversión muy importante, se mantengan”.

Respecto a los datos, el edil reveló que, en lo que va de año, se han desbrozado con cargo al contrato municipal de este servicio 752 kilómetros de caminos en 21 parroquias. A eso, hay que sumar los tramos limpiados con los medios propios del Ayuntamiento, alcanzando cerca de 1.500 kilómetros de cunetas.

Actualmente, una vez depurado el sistema de trabajo, la idea del gobierno local es llegar a hacer una segunda pasada por cada punto del concejo, cada seis meses. “Esperamos coordinarlo todo bien para que en un margen de, como mucho, dos días después de que se quite la maleza, ya se recoja”.

Otro punto importante de la intervención de Rodríguez y Villa tiene que ver con la decisión de acometer la limpieza de cunetas. Ambos indicaron que en las últimas dos décadas no se había realizado ninguna actuación sobre ellas, lo que provocaba que se encontraran en mal estado.

Para acabar con este inconveniente ya se ha realizado la limpia, muy importante, según Villa, “porque muchos de los desperfectos que surgen en los caminos y carreteras tienen que ver con el agua que se va desde los márgenes y se acumula en el medio”. Esta estrategia se suma a otras intervenciones en la zona rural, como los saneamientos y mejoras en el abastecimiento de agua.