Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La exportación impulsa al Grupo Siero, que amplía sus instalaciones de Argüelles

Las ventas en el extranjero de la empresa, que abre nuevas líneas de producción, ya suponen el 50 por ciento del volumen total del negocio

El presidente del Grupo Siero, Pedro Martínez, y la directora general, Susana Martínez, ayer, en una estancia de la empresa en Argüelles (Siero). | S. Arias

El presidente del Grupo Siero, Pedro Martínez, y la directora general, Susana Martínez, ayer, en una estancia de la empresa en Argüelles (Siero). | S. Arias

El Grupo Siero, una de las principales empresas del sector de la madera en España, celebra su medio siglo de vida con la ampliación de sus instalaciones en la localidad sierense de Argüelles. La expansión de la compañía se debe al aumento de la demanda del mercado y al auge de las exportaciones que, en los últimos ocho años, han pasado a suponer el 50 por ciento del volumen de negocio. El plan de crecimiento de la sociedad pasa por incorporar dos líneas de producción para el desarrollo de nuevos productos laminados que lanzarán próximamente y por la creación de un almacén inteligente en una superficie de 6.000 metros cuadrados.

“Estamos en un momento muy dulce por el interés creciente en productos sostenibles y locales, la madera de castaño es ahora mismo uno de los productos con más futuro por su estabilidad, durabilidad natural y la calidez que ofrece”, explica Pedro Martínez, presidente del Grupo Siero, que integra las pymes Maderas Siero y Siero Lam. Así, en la fábrica de Argüelles comenzarán pronto las obras para construir el nuevo almacén, que funcionará de manera digital y será eficiente energéticamente.

Además, instalarán dos líneas productivas para la fabricación de nuevos productos en perfiles y tableros. Una ampliación del negocio que viene dada por el crecimiento que vive la empresa en los últimos ocho años, aumentando considerablemente su facturación. Por ejemplo, en la construcción cada vez se demanda más madera de castaño por su calidad y aguante, que la hacen muy apreciada.

Crece, además, la demanda internacional, que ahora quieren potenciar con la inversión que realizarán en la planta. “Llevamos cuarenta años exportando pero en los últimos años, después de la crisis del 2010, incidimos mucho en la exportación, consolidando y ampliando nuestros mercados”, explica Pedro Rodríguez Menéndez, del departamento de gestión.

La facturación por exportación ha crecido un 66 por ciento en los últimos años y los principales clientes se encuentran en Europa, aunque el Grupo Siero también trabaja en América, África y Asia, con especial atención a China.

“Tenemos un crecimiento y demanda de mercado que nos está costando seguir si no ampliamos nuestra capacidad productiva”, explica Susana Martínez, directora general de Grupo Siero. De ahí su apuesta inversora por aumentar su capacidad de almacenaje, así como los nuevos productos que empezarán a comercializar en el mercado nacional e internacional con el objetivo de aprovechar todos los recursos.

La compañía impulsa una economía circular y quiere ser lo más sostenible posible. Por ello, aprovechan todo del castaño. Del tronco se obtienen vigas y pontones macizos, tabla y tablón de castaño. Y con las piezas no aptas para aserrado se obtienen postes, pellets y leña, dejando residuo cero. A la tabla y tablón se le realiza una segunda transformación en la que se fabrican productos con un mayor valor añadido como tableros alistonados, perfiles y vigas laminados, fachadas y tarimas que permiten optimizar el uso del recurso de la madera.

El aprovechamiento del castaño redunda también en los propietarios de los bosques, las subcontratas forestales los transportistas e incluso genera riqueza a nivel turístico en las zonas rurales. “La gestión selvícola que hacemos garantiza una mayor calidad al bosque, no sólo a nivel de madera sino también del estado fitosanitario de la masa forestal”, explica la directora general.

El crecimiento del grupo se topa con dos obstáculos: la excesiva burocracia y el minifundismo. La gran condena del desarrollo agrario y forestal de Asturias. En ese sentido, la compañía anima a mirar a Galicia para mejorar gestión de montes y su aprovechamiento.

Compartir el artículo

stats