Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucía Noval toma el relevo en la Sociedad de Festejos polesa tras años de polémica

El nuevo equipo asumió ayer las riendas de la entidad con el objetivo de lograr la pervivencia de las celebraciones de El Carmín y Güevos Pintos

Lucía Noval.

Lucía Noval. MANUEL NOVAL MORO

Las fiestas de El Carmín, Güevos Pintos y Comadres de Pola de Siero están a salvo. Lucía Noval Casielles y su equipo tomaron ayer las riendas de la Sociedad de Festejos polesa. Un cambio en la directiva de la entidad muy esperado y que se produjo por el voto unánime de los seis socios que acudieron a la asamblea. Incluso el hasta ahora presidente, Jenaro Soto, votó a favor de Noval pese a sus sonados desencuentros. Ahora, la nueva junta inspeccionará las cuentas de la sociedad, con una deuda estimada de 40.000 euros.

“Estamos muy ilusionados y ya rodeados de papeles”, señaló ayer noche Noval, tras asumir el relevo al frente de la entidad polesa. Una vez superada la votación, le requirieron información a Soto sobre el estado de Festejos, en el que aun quedan muchos interrogantes. De hecho, la nueva presidencia tiene muchas cuestiones que resolver y quedaron algunos asuntos pendientes que volverán a tratar. Después, el ya expresidente dejó la llaves en una mesa del local de la entidad y abandonó la sede del colectivo, que ha presidido durante años en varias etapas. “Ahora me siento más relajado”, dijo sin querer ahondar más en el tema.

Dentro de la sede, la nueva directiva empezó a organizar la documentación de la sociedad para poner en orden las cuentas, que podrían pasar por una auditoría externa. Planificar para fiscalizar, sostienen los nuevos responsables: “De momento vamos a ver la documentación, queremos saber cuál es la deuda real que tiene Festejos y si no somos capaces se encargará una auditoría”. Este ha sido, de hecho, su único objetivo desde que anunciaron la candidatura, conocer el estado financiero de la entidad.

Los desencuentros entre Noval y Soto comenzaron en 2018, cuando la joven presentó su candidatura, que fue denegada por el otrora presidente alegando que la joven se negó a dejar en depósito las copias de los carnés de los avalistas de su equipo. El asunto llegó incluso a los tribunales. En 2019, el Juzgado de número 3 de Siero anuló la resolución de la junta directiva, autorizando mostrar una copia de los documentos de identidad sin necesidad de dejarlos en depósito. Lo que no declaró el juez, tal y como pedía Noval, fue la validez de la candidatura.

Así, en 2020, inició su segundo asalto a la Sociedad de Festejos, que también comenzó con desencuentros. Al ser la única candidata que se presentó, Soto propuso un relevo directo sin votación ni asamblea al que el equipo de Noval se negó en rotundo al no ser el cauce legal. Y por su exigencia de conocer las cuentas existentes antes de tomar las riendas. Pero Soto no dio su brazo a torcer y tras retrasos en la convocatoria y su negativa a que fuese telemática, finalmente, ayer, tuvo lugar la votación.

La nueva junta directiva teme hallar “trampas” en las cuentas, que presentarán en cuanto puedan a los socios. Un relevo que se produce en un momento económico muy delicado para Festejos por la deuda y la falta de ingresos al no haber habido fiestas en 2020.

Compartir el artículo

stats