Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nuevos accesos a la Pola se harán en 2021 y vertebrarán todo el núcleo urbano

Una rotonda dará servicio a La Isla y a la calle Ramón y Cajal salvando la barrera viaria que incomunicaba las dos áreas de la capital sierense

Recreación digital del proyecto de la nueva rotonda de acceso a Pola de Siero, con entronques a la calle El Molín y a la zona de La Isla, y a las calles Alcalde Parrondo y Ramón y Cajal. | R. S. A.

Recreación digital del proyecto de la nueva rotonda de acceso a Pola de Siero, con entronques a la calle El Molín y a la zona de La Isla, y a las calles Alcalde Parrondo y Ramón y Cajal. | R. S. A.

Un diseño proyectado para contar con un núcleo urbano más pensado para los peatones y con tramos de carril bici. Y una remodelación integral de los accesos viarios de la Pola que busca unir las dos zonas de la capital sierense actualmente divididas por la carretera nacional en el área de entrada a la localidad. Es lo que busca la reforma presentada ayer en el Ayuntamiento por el alcalde, Ángel García, que se ejecutará en 2021 –y no en dos años, como estaba previsto– y que supondrá una inversión total de 1.263.000 euros.

El plan, calificado por el regidor como la actuación más importante del mandato en la Pola, “no por importe, sino por el cambio de configuración que va a producir”, prevé la construcción de una nueva glorieta con accesos a la calle Ramón y Cajal y a la zona de La Isla, a través de la calle El Molín, que servirá para solventar la división de la Pola creada en el año 1976, cuando se trazó la nueva carretera nacional 634.

Para crear los nuevos accesos será necesario dividir la calle El Molín en tres carriles hasta el entronque con la zona de La Isla. Dos de ellos serán la entrada y salida de la rotonda y, el tercero, comunicará las calles El Molín y La Isla, con lo que esta última calle pasará a ser de doble sentido. Además, la glorieta cumplirá otros dos objetivos: dar salida hacia la carretera de Valdesoto y mejora la comunicación con el centro de salud y la comisaría de la Policía Nacional. La Pola queda “cosida”, explicaron ayer responsables municipales y técnicos.

Además, en la calle Alcalde Parrondo se mantendrán los dos actuales carriles y los arcenes se convertirán en aceras de baldosa de terrazo para los peatones, que tendrán dos metros de ancho. Entre la carretera y los viandantes irá el carril bici, con distinto pavimento y separadores de caucho. La obra también prevé salvar el talud que separa el vial de la calle Alfonso Iglesias a través de un acceso peatonal al semáforo con rampa para minusválidos y escaleras, avanzaron los técnicos municipales, encargados de desarrollar el proyecto. “Es una operación de calado urbanístico”, subrayaron

La calle El Molín, recreada con la salida y entrada a la glorieta y los tres carriles. | R. S. A.

Además de dar protagonismo a las posibilidades de movilidad de los peatones, también cobra importancia el fomento del uso de vehículos no contaminantes como las bicicletas. Será el primer tramo de carril bici con el que cuente la Pola, pues en Lugones ya tienen viales para ciclistas. “Es un proyecto muy interesante”, consideró el Alcalde, quien anunció que el objetivo a largo plazo es llevar este tipo de carriles hasta El Berrón por los arcenes desde la salida de la rotonda de Ullaga.

Se trata, destacaron el regidor y los técnicos, de un proyecto de transformación que cambiará la entrada de la Pola poniendo atención a los modelos sostenibles urbanos. En ese sentido, el peatón cobra mucha importancia “por el cambio de uso en las ciudades, en los que se busca que el vehículo pierda protagonismo en favor del ciudadano”, señaló el Alcalde, acompañado por la concejala de Urbanismo, Susana Madera.

El proyecto, “magnífico” en palabras de García, saldrá a licitación pública a comienzos de 2021. Sólo falta la autorización del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) – ya que los trabajos afectan a algunos ámbitos de su gestión– para iniciar la adjudicación de inmediato, que se estima pueda producirse en febrero.

El proyecto prevé otras mejoras como la sustitución de colectores de saneamiento y nuevas conducciones para la red de abastecimiento de agua, de telecomunicaciones y alta tensión en las áreas afectadas. También se instalará alumbrado de bajo consumo, el mismo que ya se puso en la calle Alcalde Parrondo en 2018, y se dotará a la zona de mobiliario urbano con bancos, papeleras, árboles y barandillas.

Compartir el artículo

stats