Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La clausura de la hostelería hundió los precios del ganado en la Pola en 2020

El mercado registró 35 millones en ventas y la afluencia de reses bajó un 18,5% por el cierre forzoso durante dos meses y el descenso del consumo

Ganado en el mercado de Pola de Siero

Ganado en el mercado de Pola de Siero A. G.

Los precios del ganado descendieron notablemente en el mercado nacional de ganado de la Pola durante 2020, especialmente por el cierre de la hostelería, que redujo de manera importante la demanda. El balance a final de curso, no obstante, es positivo, pues se entiende que la concurrencia –a pesar de los

Las cifras aportadas por el Gobierno municipal y la dirección del mercado indican un descenso importante de los precios, especialmente agravado en el vacuno mediano de vida. Estos animales se cotizaron a una media de 510 euros por animal, 90 menos que en 2019.

Le siguen de cerca los terneros de abasto, que bajaron su precio 80 euros respecto al curso anterior. En un punto medio se quedaron el vacuno mayor de vida y el de abasto, con 70 y 75 euros menos, respectivamente, por pieza. La bajada más moderada se dio en los terneros de recría, que apenas variaron de precio, únicamente 10 euros menos cada animal.

La nota positiva en este capítulo la pone el ganado equino, incrementando su cotización 110 euros de media. En total, el valor de las 89.747 reses vendidas en 2020 en el mercado de Pola de Siero alcanzó los 35.351.390 euros.

Respecto a la afluencia de ejemplares, las cifras muestran también un descenso, motivado principalmente por los dos meses en los que se paró la actividad por la pandemia. El vacuno de menos de dos meses se redujo en 10.848 piezas respecto a 2019, el de más de nueve meses en 5.100 y el de dos a nueve meses en 813. Por contra, se incrementó la presencia de ganado equino en 151 animales y el de ovino en uno. Esto deja una cifra total de 16.609 cabezas menos que en 2019, un 18,5 por ciento menos.

A pesar de esas cifras, el análisis que hacía ayer Díaz no era especialmente negativo. Asume que el motivo del descenso en los precios tiene que ver con la demanda. Esta, a su juicio, disminuyó por el cierre de la hostelería, principal cliente de los comercializadores. Una cadena que empieza con los ganaderos, forzados a limitar la reproducción para no saturar sus cuadras, incrementando los costes de alimentar a los animales durante más meses.

A nivel del mercado, el director de la instalación considera que 2020 ha sido un año en el que “a pesar de haberse desarrollado bajo las duras condiciones derivadas de la crisis sanitaria, la actividad ha vuelto a consolidar al recinto como el principal canal de comercialización de ganado en el Principado de Asturias”.

El cierre del recinto durante dos meses, “lejos de habilitar otros circuitos comerciales alternativos, ha venido a demostrar que actualmente este canal de comercialización es prioritario en la región”. Díaz incluso defiende que el funcionamiento del mercado “ha contribuido activamente a sostener la actividad comercial de los ganaderos y operadores, en este año de crisis”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats