La Consejería de Educación y la dirección del colegio Celestino Montoto de Pola de Siero han acordado que las entradas y salidas del centro se hagan de manera escalonada, pero en solo diez minutos. El Principado rechaza que se pueda mantener el sistema que había implantado la institución educativa, que venía funcionando desde el principio del curso y que permitía un acceso distribuido por grupos durante tres cuartos de hora. Para los padres, este método funcionaba, mientras que la entrada en una menor horquilla temporal genera importantes aglomeraciones, con la coincidencia de un millar de alumnos y sus respectivos padres.

Para atajar la polémica, con los progenitores amenazando con movilizarse, los inspectores de Educación acudieron ayer a reunirse con la dirección del centro. Allí comenzaron a perfilar un sistema de acceso escalonado, que acabará de definirse hoy en una segunda reunión. No parece que haya vuelta atrás.

Los propios representantes de la AMPA del centro apuntaron que Educación no acepta que haya alumnos que entren a las aulas diez minutos antes del inicio de las clases –como ocurría con el anterior sistema–. Y se quejan porque ya han adaptado sus horarios laborales para poder llevar a los jóvenes al colegio poleso.