Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación rechaza la petición de crear un colegio rural agrupado solo para Cabranes

El Ayuntamiento realizó la solicitud basándose en el notable incremento de la matrícula en el concejo, que no ha dejado de crecer desde 2003

Padres y escolares, a la salida del centro de Santa Eulalia de Cabranes. |LNE

Padres y escolares, a la salida del centro de Santa Eulalia de Cabranes. |LNE

La consejería de Educación ha denegado la petición del Ayuntamiento de Cabranes para tener sus propio colegio rural agrupado (CRA). La solicitud se realizó teniendo en cuenta el incremento notable y sostenido, desde 2003, en la matrícula de niños del municipio, pero el Principado no considera que aún haya motivo suficiente para hacer la concesión.

En la actualidad, las aulas de Cabranes –en Santolaya y Torazo– pertenecen al CRA de La Coroña, en Nava. En las clases de las localidades cabranesas hay este curso un 30 por ciento más de alumnado que el año anterior.

La decisión tomada por Educación viene dada, sostienen fuentes de la Administración autonómica, de la falta de motivos pedagógicos y administrativos que justifiquen la creación de un nuevo colegio rural agrupado en el concejo.

A lo que sí se muestra dispuesta la Consejería es a realizar ajustes en las escuelas de Cabranes como, por ejemplo, evaluar las rutas de transporte si hubiese necesidad, así como otras posibles mejoras. También señalan que el CRA, con aula también en la localidad naveta de Ceceda, funciona muy bien y está desarrollando un proyecto educativo importante.

A juicio del Principado, el mero crecimiento de la matrícula no acredita la necesidad de un colegio rural agrupado solo para el municipio, por lo que los escolares del concejo continuarán en sus escuelas de Santolaya y Torazo manteniendo la sede del centro educativo en La Coroña, donde se encuentran los servicios administrativos y la dirección del colegio.

La demanda de Cabranes se fundamenta en la tendencia de crecimiento poblacional que están advirtiendo en los últimos años. Cada vez más familias trasladan su domicilio a este municipio en el que aprecian calidad de vida, además de buenas comunicaciones y todos los servicios.

Y eso que hace años era uno de los concejos más envejecidos de la región, pero la llegada de los “neorurales” supuso un incentivo para la llegada de más familias jóvenes con hijos.

Así, han pasado de apenas siete alumnos escolarizados en 2003 hasta los 35 del curso 2019/2020, quintuplicando la cifra.

El curso pasado, el Alcalde del municipio, Gerardo Gabián, ya solicitó habilitar nuevos espacios para los escolares en el concejo, para que las familias no optasen por escolarizar a sus hijos en Nava, Infiesto o Villaviciosa. Y avanzó que trabajan en un proyecto de reforma integral de espacios para implementar en un futuro nuevas aulas y comedor, integrando en el mismo edificio el aula de Educación Infantil, para niños de hasta tres años.

La idea es ampliar las escuelas de Torazo y Santolaya y que en ésta última se concentren los servicios administrativos y de dirección. A partir de Educación Secundaria tienen que desplazarse a Nava, Infiesto o Villaviciosa.

Compartir el artículo

stats