Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Vega Riego | Alcalde de Villaviciosa

“Oviedo no necesita el IPLA, ya tiene su ‘milla de la bata blanca’ con todo lo que supone el HUCA”

“Los gobiernos del Principado tienen responsabilidad por inacción: antes por el fracaso del plan de ampliación y ahora por no impedir el traslado”

Alejandro Vega, en el Ayuntamiento. | Á. González

Alejandro Vega, en el Ayuntamiento. | Á. González

Alejandro Vega, alcalde de Villaviciosa desde 2015, ha iniciado 2021 con buenas y malas noticias para el municipio. Entre las positivas, el crecimiento poblacional del concejo, que superó en 2020 los 15.000 habitantes –cifra que no alcanzaba desde hace un cuarto de siglo– o inversiones largamente demandadas y previstas en el presupuesto del Estado para este año, como los planes para avanzar en el saneamiento de la ría o actuaciones para prevenir las inundaciones en la Villa. Sobre la más negativa no hay duda: el traslado de la sede del Instituto de Productos Lácteos (IPLA) a Oviedo, una decisión ante la que, afirma, no se resigna.

–El traslado del IPLA parece irreversible. ¿Da por perdida la posibilidad de retenerlo?–

Nunca se debe dar una batalla por perdida. Y menos, como en este caso, en el que creemos que la razón está de parte de Villaviciosa. Como Alcalde defiendo el interés general del concejo, frente a quien sea, y lo seguiré haciendo.

–Ha pedido la dimisión de la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez. ¿Por qué la hace única responsable del cambio de sede del centro?

–Son datos objetivos. Fue delegada del CSIC en Asturias en los años clave en los que se paralizó el proyecto de ampliación en Villaviciosa y nada más ser nombrada por el PP como presidenta, el 17 de noviembre de 2017, impulsa el traslado a Oviedo, que nunca había estado sobre la mesa. Lo anuncia en un acto en Oviedo a los pocos meses de llegar al cargo y así nos enteramos nosotros en el Ayuntamiento. Luego despreció el ofrecimiento de terrenos, y los acuerdos del Ayuntamiento y de la Junta, algo que me parece increíble que no tenga consecuencias. No hay que olvidar que hablamos de un cargo público de libre designación, no de la científica Rosa Menéndez, que tiene todo nuestro respeto y reconocimiento.

–Llevar la instalación a Oviedo parece una decisión avalada por el Gobierno asturiano. A la colocación de la primera piedra de la nueva sede, el pasado lunes, acudió el presidente Adrián Barbón.

–Los gobiernos del Principado, éste y los anteriores, tienen una responsabilidad por inacción, tanto en el fracaso del proyecto de ampliación del IPLA, como en no impedir ahora su traslado a Oviedo. La presidenta del CSIC se ha aprovechado de ello y de la situación de inestabilidad política para lograr su objetivo.

–El IPLA en Oviedo será una “referencia” para la denominada “milla de la bata blanca” en la capital asturiana, se dijo en el acto de inicio de la obra del nuevo edificio. ¿Por qué cree que debería quedarse en Villaviciosa?

–Según esa teoría, todo debería ir para Oviedo. La “milla de la bata blanca” ya existe en Oviedo gracias a lo que supone el nuevo HUCA, así estaba previsto en el gran proyecto que impulsó en su día Vicente Álvarez Areces cuando era presidente del Principado, y no necesita al IPLA para serlo. Repárese en que se lo llevan a unos terrenos del Instituto del Carbón. Aquí han coincidido los intereses de un alto cargo nombrada por el PP, con los del nuevo Alcalde de Oviedo, del PP (Alfredo Canteli). Esa es la explicación política.

–¿Qué le queda por hacer para retener el Instituto? ¿Pedirá algún tipo de compensación para el concejo por el traslado?

–Nos queda ejercer todas las acciones que estén a nuestro alcance para defender nuestra postura. Y reivindicamos para Villaviciosa crear un auténtico parque tecnológico de la agroalimentación, potenciando y mejorando el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (SERIDA), y con un vivero de empresas, entre otras posibilidades. Y necesitamos suelo industrial para empresas.

–El presupuesto del Estado para 2021 incluye dotación para proyectos que contribuirán al saneamiento de la ría de Villaviciosa, obras largamente esperadas y demandadas. ¿Satisfecho?

–Se ha dado un paso fundamental en la programación de inversiones en saneamiento y lucha contra las inundaciones, que rompe con 8 años de inversión cero en Villaviciosa. Pero son tales las necesidades por el abandono de tantos años, que aún siendo una inversión histórica, no cubre las necesidades. Además las obras de saneamiento son complejas en sí mismas y requieren varios años para su ejecución, así que será aun un largo camino.

–¿Qué echa en falta?

–Toda la zona de Les Mariñes, desde Quintueles-Quintes hasta Arguerü, necesita el saneamiento, que requiere primero de proyectos técnicos complejos, y luego de unas consignaciones en presupuestos del Estado y del Principado. Muy costosas, pero tras tantos años de retraso, deben ser prioritarias.

–Principales proyectos para Villaviciosa en este mandato?

–Ahora toca revisar todo y actualizar las prioridades obligadamente. Miente quien diga que tras la crisis sanitaria y económica del covid todo será igual. Aspiramos a ver hacerse realidad los proyectos en marcha en el horizonte del mandato. Todos los ejes principales, que son los déficits históricos, saneamientos, urbanismo, suelo industrial, deben tener el impulso definitivo este mandato.

–Hay una apuesta fuerte por la zona rural.

–Villaviciosa tiene una zona rural extensa y compleja, frente a la imagen más urbana que prepondera hacia afuera. Véase el ejemplo reciente del desprendimiento de una ladera en Candanal, o lo ocurrido en Tazones. Las necesidades en caminos, saneamiento, y en servicios básicos, como abastecimiento, que hace años que otros concejos lo tienen resueltos, aquí están sin resolver. Por ello, serán necesarios varios años de inversión para recuperar el tiempo perdido.

–¿Podrá concluir proyectos estratégicos en este mandato o le hará falta más tiempo?

–Hemos presentado un programa y un plan estratégico que requiere de de varios años. Miente quien diga que proyectos complejos son “para ya”. Sin duda, serán necesarios más años para completar muchas cosas.

–Aunque queden lejos, ¿querrá entonces volver a ser candidato en las próximas municipales?

–No creo que estemos en tiempo de planes políticos. Después de este año horrible, está todo en revisión.

–El padrón del Ayuntamiento indica que Villaviciosa ganó población en 2020. El concejo que más sumó, casi 500 vecinos, entre los de la Comarca de la Sidra.

–Es una de las pocas buenas noticias de 2020, y que nos anima, pues rompe una tendencia. Villaviciosa, contra todos los pronósticos que anunciaron un despegue con la autovía, ha venido perdiendo población. Y no hay que engañarse: será muy difícil compensar el declive demográfico por el envejecimiento y las medidas para combatirlo deberían ser ya una emergencia nacional.

–Tiene previsto impulsar un nuevo planeamiento urbano.

–Este mes, por fin, saldrá a contratación la redacción del nuevo plan de Villaviciosa, y desde que se adjudique, trabajaremos cada semana siguiendo un calendario de trabajo del que se podrá hacer seguimiento con total transparencia. Es decir, haremos lo contrario a lo que hizo el PP.

–¿Se prevé apostar el desarrollo de más vivienda? ¿Con qué objetivos se diseñará el plan?

–Los objetivos ya están señalados por diversas planificaciones, la última la del Plan Estratégico aprobado en 2019, con aportaciones de todos, excepto del PP, que no hizo ni una propuesta.

–¿A qué destinará Villaviciosa el remanente municipal?

–Lo primero a paliar en lo posible desde el ámbito local los efectos de la pandemia. Hemos aprobado el plan de ayudas locales más importante de toda la comarca oriental y uno de los mayores de los ayuntamientos asturianos. Y vista la situación de los sectores económicos más afectados, serán necesarias nuevas ayudas. Luego presentaremos un plan de inversiones complementario a los presupuestos de este año, donde la inversión en zona rural tendrá gran peso.

–La crisis del coronavirus ha puesto a prueba a todas las instituciones. ¿Qué ha supuesto para un Ayuntamiento como el suyo?

–Ha sido y es muy duro. Hay muchas personas mayores en el concejo. Hay tres residencias y el Ayuntamiento gestiona una pública. Los efectos sobre la población y la economía local son devastadores.

–Valore la gestión de la crisis sanitaria en el Principado.

–Cada muerte que se haya evitado habrá sido un acierto. Sé lo que hemos sufrido aquí y lo que he sufrido yo, así que creo que a nadie nos gustaría haber estado en el sitio de un Presidente, sea de España, Asturias, Madrid, o donde sea. Con eso creo que lo digo todo.

Compartir el artículo

stats