Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“El agua más cara del mundo”, en Bobes: llegan facturas repetidas

Vecinos de la localidad del polígono y de Viella reciben requisitorias de pago triplicadas y exigen al Ayuntamiento la devolución del dinero

Sonia Cuesta, con la factura del agua en la mano, en Bobes, Siero. |

Sonia Cuesta, con la factura del agua en la mano, en Bobes, Siero. | R. A. I.

Vecinos de Bobes y Viella (Siero) han visto como las mismas facturas de agua comenzaban a llegar varias veces repetidas. “Hasta duplicadas y triplicadas” los mismos meses, convirtiendo el precio del líquido elemento en “el más caro del mundo”, denuncian los vecinos. Según apuntan, han comenzado a poner reclamaciones de manera individual en el Ayuntamiento para que el problema se pueda subsanar: “No buscamos conflicto, solo que los cobros sean correctos”, defienden los afectados.

Una de ellas es Sonia Cuesta, de la asociación de vecinos San Cosme, de Bobes. “Nos llegó el recibo duplicado y de algunos meses triplicado”, explica preocupada. Los meses conflictivos, según explica, son julio, agosto y septiembre.

Esta circunstancia no solo se dio en la localidad de Bobes, “donde pasó en casi todos los domicilios”, sino también en algunos de la localidad de Viella. La respuesta de los afectados ha sido individual y, cada uno, ya prepara su propia reclamación para hacérsela llegar al Ayuntamiento.

Los precios del agua, aunque no se han disparado como la luz y el gas, no dejan de ser importantes. Es por ello que los afectados piden una rápida resolución a un problema que les puede costar caro, más en una situación de crisis como la que está provocando la pandemia de coronavirus.

Precisamente, el concejo de Siero está en plena faena para acabar de llevar el abastecimiento a varias zonas que aún siguen teniendo que acudir a pozos o comprar garrafas en supermercados. Era el caso de Muñó, donde hace pocas semanas se acabó de completar la red de abastecimiento.

Además, en Siero, se da el sorprendente hecho de que muchas parroquias siguen contando con su propia cooperativa de aguas, no enganchada a la red municipal. En concreto, son 23 las agrupaciones vecinales que siguen sirviendo agua a domicilios del municipio.

Sin embargo, según indican los propios implicados en estas asociaciones, “cada vez son más los vecinos que, aprovechando obras que se hacen en la zona, se enganchan a la red del Ayuntamiento”. Sin embargo, en el caso de los vecinos de Bobes y Viella, esto les ha supuesto una preocupación.

Compartir el artículo

stats