El equipo de gobierno de IU en Grado anunció ayer que iniciará acciones legales contra el concejal de Ciudadanos, José Ramón Rodríguez, quien denunció hace unos días que uno de los ediles de la formación de izquierdas participó presuntamente en Nochevieja en una fiesta ilegal, una de las señaladas como posible origen de los brotes surgidos en la villa moscona, que han obligado al cierre perimetral del municipio. González asegura que tiene testimonios que lo avalan. Pero, transcurrido el plazo de 48 horas que le dio el alcalde, José Luis Trabanco, para que presentase denuncia ante la Guardia Civil o se retractase públicamente de sus palabras, IU ha decidido entregar el asunto a sus servicios jurídicos.

“No aporta ninguna prueba porque no tiene absolutamente nada más que rumores y bulos, creemos que esto debe tener repercusiones políticas y, también, judiciales. Es una acusación muy, muy grave”, avanza el regidor. El equipo de gobierno de IU estudia si interpondrá una demanda conjunta contra el edil de Ciudadanos o lo harán de manera individual cada uno de los concejales del equipo de gobierno, al sentirse todos señalados por González, pues no reveló el nombre del presunto edil que cometió la ilegalidad. Tampoco presentó pruebas, ni realizó denuncia ante la Guardia Civil.

González no tiene pensado retractarse de la acusación formulada e insiste en que cuenta con testimonios de testigos que vieron a un miembro de IU en una fiesta ilegal en la jornada de Fin de Año. El edil de Ciudadanos considera que la Guardia Civil debe investigar los hechos que ha denunciado y se muestra dispuesto a colaborar en la causa. “Es una preocupación que tienen los vecinos, se habla por todos lados en la villa de Grado. Trabanco, en vez de amenazarme para que me calle, parece que lo que está haciendo es amenazando al pueblo de Grado para que no hable nadie del tema”, critica.