Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Distancia social para el Teixu de Bermiego

El Principado instala un cierre perimetral de ocho metros alrededor del árbol milenario de Quirós para evitar daños por la afluencia masiva de turistas

El tejo, ya con la protección para impedir que los visitantes se acerquen demasiado.

El tejo, ya con la protección para impedir que los visitantes se acerquen demasiado. Sara Arias

Ocho metros de distancia social obligatoria. Es lo que han decretado para el Teixu de Bermiego, en Quirós, y al igual que pasa con la pandemia del coronavirus, el objetivo de los metros de separación impuestos alrededor del ejemplar son sanitarios. Todo para preservar el árbol milenario, uno de los más antiguos de España y Monumento Natural desde 1995, que estaba sufriendo deterioro en sus raíces por el paso constante de visitantes. También el tronco sufría, ya que muchos de los turistas lo abrazaban. Pero antes que el “amor” está la salud. De ahí que la dirección general de Desarrollo Rural haya instalado un cierre perimetral con postes de madera y una cuerda con una señal que advierte que está prohibido el paso.

El Teixu de Bermiego es uno de los elementos naturales más destacados de la comarca de los valles del Trubia y es visita obligatoria para los turistas que acuden en los períodos vacacionales. De ahí el interés del Ayuntamiento de Quirós en su protección, que aprobó en Pleno el pasado año con el objetivo de establecer medidas que protejan su patrimonio. Y el resultado satisface en el concejo aunque estaba previsto que la instalación estuviese lista el pasado mes de diciembre.

Asimismo se han distribuido varias señales a lo largo del pueblo de Bermiego, desde el aparcamiento hasta la zona de capilla indicando el camino hacia el Teixu. Y se recomienda dejar el vehículo estacionado en el aparcamiento que hay a la entrada del pueblo y acceder a pie. Las calles de Bermiego son muy estrechas y discurren entre las casas. Además, no hay zona de estacionamiento en las inmediaciones del árbol. Además, en la actuación, también se ha señalizado el acceso a los molinos y la iglesia de Santa María. Todos ellos con el mismo diseño.

Con el cierre perimetral del Monumento Natural se pone fin a las tradicionales fotografías de los visitantes abrazados al árbol. A partir de ahora, lo disfrutarán con al menos ocho metros de distancia.

Para dejarse caer en la contemplación del ejemplar y las magníficas vistas que ofrece desde su emplazamiento sí que hay dos bancos. La distancia social se queda desde ya y para siempre en el Teixu de Bermiego.

Compartir el artículo

stats