Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero reforzará la inspección sobre los edificios de más de 50 años de antigüedad

La edil de Urbanismo afirma que la mitad de los inmuebles que superan el medio siglo no realizan las labores de conservación necesarias

Un edificio rehabilitado colindante con una afectado por la ruina.

Un edificio rehabilitado colindante con una afectado por la ruina. S. ARIAS

La mitad de los edificios del concejo de Siero que tienen más de medio siglo “no realizan labores de conservación y presentan incumplimientos de la normativa”. La concejala Susana Madera reveló ayer, durante la presentación de la memoria de actividad del área de disciplina urbanística de 2020, que el patrimonio del municipio “corre peligro” y reconoció abiertamente su “preocupación”. Durante el pasado año se realizaron 51 informes relativos a edificaciones antiguas, de los que 29 fueron desfavorables por deficiencias en si situación.

“Vemos que más del 50 por ciento de los edificios no realizan labores de mantenimiento, de ahí que estemos reforzando y agilizando las comprobaciones, tanto de las actuaciones como de los plazos de ejecución”, señaló la edil, que añadió que actualmente se trabaja ya en los informes de 42 edificios.

Por otra parte, el área de disciplina urbanística registró el año pasado 332 expedientes por denuncias de supuestas infracciones en edificaciones en el concejo, lo que supone un incremento del 51 por ciento en el número de denuncias relativas a infracciones urbanísticas.

Este aumento, se debe, según la concejal, a que se haya creado un equipo específico y especializado para realizar inspecciones. Cabe recordar que también se ha habilitado un espacio en la web municipal para que los vecinos puedan reflejar allí sus demandas a este respecto.

Además de la apertura de los 332 informes, durante 2020 los trabajadores de este departamento consiguieron cerrar otro 699 de diversa índole: 235 correspondientes al pasado ejercicio y el resto a años anteriores.

De estos expedientes resueltos, 148 dieron lugar a órdenes de ejecución, es decir, a inquirir a los vecinos que estaban realizando la obra o ya la habían realizado a que subsanasen la situación. Este tipo de casos han sufrido un incremento muy sustancial, según la edil de hasta el 400 por ciento respecto a ejercicios precedentes, dado que la media de los últimos siete años fue de 24 trámites anuales. Por contra, los expedientes sancionadores decrecieron, pasando de 114 a 89. Madera apuntó que esta diferencia se debe a la crisis sanitaria y a que se han priorizado las legalizaciones voluntarias. “Los vecinos han cumplido muy bien, subsanando las ilegalidades que se les exigía corregir y haciendo que prácticamente no tuviéramos que actuar subsidiariamente”, puntualizó la concejala.

Finalmente, Madera recordó, como ya lo hiciera con otras áreas de su departamento, que, para llegar a estos niveles de resolución de trámites, se precisa la implicación del personal, “y puedo decir, con gran satisfacción, que la tenemos”.

“También tengo que destacar la colaboración vecinal, o bien legalizando incumplimientos detectados o bien poniendo en conocimiento de los servicios municipales las posibles infracciones, algo que también agradezco. Todo ello permite al Consistorio velar y mantener el bienestar de todos los vecinos y recaudar al Ayuntamiento para reinvertir en favor del propio municipio”, concluyó.

Los datos

  • Edificios antiguos. Más de la mitad de las edificaciones con más de medio siglo no cumplen con los requisitos de conservación. Así lo reflejan los datos de la memoria de disciplina urbanística de 2020, año en el que se inspeccionaron 51 inmuebles.
  • Más denuncias. Aunque las denuncias por infracciones subieron, las sanciones bajaron al legalizar los propietarios la situación de forma rápida.

Compartir el artículo

stats