DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atracos y robos, los delitos más comunes en Siero desde que se declaró la pandemia

Baja el número de impagos en gasolineras y hurtos en tiendas de centros comerciales, que fueron las infracciones más comunes hasta hace un año

Clientes, el pasado sábado, a la puerta de una de las tiendas donde más hurtos se registraban antes de la pandemia, en el centro comercial de Paredes, en Siero. | A. I.

Clientes, el pasado sábado, a la puerta de una de las tiendas donde más hurtos se registraban antes de la pandemia, en el centro comercial de Paredes, en Siero. | A. I.

Los atracos y robos con fuerza han sustituido a los hurtos y las estafas como principales delitos en el concejo de Siero. Un cambio de tendencia que los afectados por estos actos achacan “a las circunstancias provocadas por la pandemia”. Si antes de marzo de 2020 la actividad de los juzgados locales estaba copada por sustracciones en el centro comercial de Paredes y estafas en gasolineras –principalmente la de la misma área comercial y la de San Román–, ahora los actos delictivos que más se repiten son los atracos a mano armada, ya sea con arma blanca o de fuego y los robos con fuerza, forzando la entrada en establecimientos cerrados.

El último caso de asalto se dio ayer mismo en un kiosco de la calle Rafael Sarandeses, donde, poco antes de las once de la mañana, un individuo con chubasquero, gorro granate y mascarilla se llevó 600 euros de la caja y un móvil valorado en otros 300 euros. Según explica el propietario del negocio, el hombre entró, esperó a que saliera otra clienta y luego rebasó el mostrador con unas monedas en la mano. Pidió “todo lo que había en la caja, amagando con la mano como que tenía algo en el bolsillo, pero sin llegar a sacar ningún arma”. Después metió la mano en la caja, sacando todo el dinero y también cogió el teléfono del establecimiento: “Para que no llames a la Policía, ni ahora, ni nunca”, que te tengo controlada”, le dijo a la trabajadora.

El modus operandi es muy similar al del atraco a una farmacia de la calle Leopoldo Lugones el pasado miércoles, aunque, en ese caso, el delincuente sacó un cuchillo y huyó en bici. En esta ocasión, lo hizo a pie. La investigación está en manos de la Policía Nacional, que deberá revisar las cámaras.

Es el tercer atraco en una sola semana en Siero, dos de ellos en farmacias, uno a punta de pistola y otro con cuchillo. Además, durante la noche del sábado un joven recibió una paliza en la localidad de Lugones. Lo denunció ayer.

Los asaltos de las últimas semanas suponen una continuación de la tendencia que se inició hace varios meses, en el último trimestre de 2020. Entonces se encadenaron asaltos a gasolineras y bares, perpetrados con coches de marca Seat, robados.

Asimismo, durante el último año también se ha multiplicado el número de atropellos en carreteras y localidades del concejo, llegando a encadenarse tres en apenas cinco días. Un cambio de tendencia marcado en las tipologías delictivas. Antes de la pandemia, los juzgados del concejo veían como su actividad penal se relacionaba mayoritariamente con hurtos en tiendas de centros comerciales –una de ellas llegó a denunciar hasta tres semanales– y estafas en gasolineras; es decir, gente que se iba sin pagar el combustible, e incluso llevándose aperitivos o bebidas del interior. Estas dos infracciones se han reducido notablemente.

Así lo confirman los empresarios que frecuentemente sufren estas agresiones. La dirección del centro comercial de Paredes apunta a un descenso en los hurtos, “dado que las tiendas han permanecido cerradas mucho tiempo”, aunque subrayan que, “las cifras de hurtos, comparadas con las de Valencia o Madrid, tampoco eran tan altas” antes de la pandemia.

Los gerentes de las gasolineras de Paredes y San Román coinciden en señalar que “prácticamente no se están dando casos de gente que se va sin pagar la gasolina”. Sin embargo, hace poco menos de un año, los juzgados sierenses trataban una media de dos casos semanales. En muchas ocasiones, relacionados con la estación de servicio de San Román: “Es cierto que se aprecia un descenso en el número de estafas, aunque esta misma semana tuve una e iré a denunciarla mañana”, indicaba ayer el gerente del establecimiento.

Compartir el artículo

stats