Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos urgen una intervención para reparar los daños en el palacio de Celles

“No nos valen las respuestas de ninguna Administración, ya empezamos a desesperar”, claman los lugareños, que temen por la integridad del edificio

Estado del palacio de Celles, en Siero, en la jornada de ayer. | A. I.

Estado del palacio de Celles, en Siero, en la jornada de ayer. | A. I.

La fachada del palacio de Celles, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Principado, era de lo poco que, según los informes arquitectónicos, mantenía un estado aceptable de conservación en el edificio. Sin embargo, este fin de semana ha sufrido daños a causa del último temporal de viento. Los vecinos, que llevan luchando desde 2007 por la conservación del histórico inmueble sierense, urgen al Principado que lo arregle ya y que reclame posteriormente el coste de la obra a la propiedad. Temen por la integridad del edificio. La dueña, mientras tanto, mantiene un nuevo litigio con el Gobierno regional que, tras un estudio encargado por el Ayuntamiento, tiene que presentar un plan de reforma.

Los fuertes vientos de este fin de semana provocaron que el Palacio, la joya del barroco sierense, sufriera daños en su fachada. Precisamente era el cerramiento una de las partes que los arquitectos señalaban como mejor conservadas.

El proceso para restaurar la edificación lleva pendiente desde hace más de un decenio, lo que está colmando la paciencia del colectivo de vecinos “San Juan Bautista”. Una de sus representantes, Carmen Blanco, urgía ayer, de nuevo, una intervención inmediata del Principado: “Está claro que, con estos nuevos daños, se hace necesario que la Dirección General de Cultura realice los arreglos de manera subsidiaria”.

A Blanco ya no le convencen los argumentos de ninguna de las partes implicadas. La del Ayuntamiento le parece una forma de “echar balones fuera”. Explica que le dijeron que habían puesto el caso en manos de un abogado, pero pidió su número de teléfono para hablar con él y no se lo dan.

Tampoco ve justificada la postura de la justicia. El TSJA avala las tesis vecinales, “pero apunta a que la responsabilidad no es solo de la propiedad”. Eso abre la puerta a que la dueña “pueda continuar recurriendo para no ejecutar la conservación, y a que tampoco lo venda, porque quiere más dinero de lo que le ofrecen”, añade.

Finalmente, la postura que más le indigna, es la de Patrimonio del Principado: “Lleva sin hacer absolutamente desde el año 2003, desde que el edificio recibió la calificación de BIC”.

Sin embargo, por mucho que insiste Blanco, en el horizonte no se vislumbra una solución. La propiedad del palacio de Celles no está de acuerdo con la declaración de ruina económica sobre el inmueble y ha presentado un recurso contencioso administrativo contra la resolución de Patrimonio, a partir de un informe encargado por el Ayuntamiento sierense.

Los propietarios defienden que ya adquirieron el edificio en sus actuales circunstancias: con una situación de ruina que no es sólo económica, sino también arquitectónica.

La declaración de ruina económica deriva de un informe encargado por el Ayuntamiento de Siero a un estudio de arquitectos particular. En él se revelaba que, si bien la situación de la edificación era ruinosa, cabía una posible rehabilitación. Basándose en este informe, la Dirección General de Patrimonio del Principado volvió a dar un plazo a la propiedad para que presentara un proyecto de reparación.

Pero la postura de la propietaria del palacio es totalmente contraria a la que dan por buena las administraciones. Entiende que cuando el edificio llegó a sus manos ya se encontraba en un estado irreversible, y por eso continúa recurriendo las sentencias judiciales y las resoluciones autonómicas.

El palacio de la Torre de Celles es un Bien de Interés Cultural y, como tal, tiene unas exigencias de conservación que se han de cumplir obligatoriamente. A pesar de ello, en los últimos años su deterioro ha ido a más de una forma que ha hecho incluso temer por la integridad del edificio.

Compartir el artículo

stats