Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Vivo en Lugones y no siento inseguridad”, dice el alcalde de Siero tras cuatro atracos

Los vecinos se manifestarán el viernes para pedir más presencia de agentes, mientras el Consistorio tendrá un policía para violencia de género

Un agente de la Policía Nacional, ayer, saliendo de la farmacia atracada en Lugones. | A. I.

Un agente de la Policía Nacional, ayer, saliendo de la farmacia atracada en Lugones. | A. I. A. ILLESCAS

No se tomarán medidas excepcionales después de los cuatro atracos en apenas cinco días que se registraron en Lugones la semana pasada. Así lo confirmó ayer el alcalde, el socialista Ángel García, a la salida de la Junta de Seguridad local, en la que suscribió un protocolo sobre la atención a los casos de violencia de género en el concejo. Sobre lo primero, defendió que los índices de criminalidad son bajos: “Están ahí para quien quiera verlos”, y añadió que también él es vecino de Lugones y no siente “ninguna inseguridad”. Respecto al motivo de la reunión, la violencia de género, recalco que “no es competencia municipal” y, por ello, destinarán esta labor a un único agente del cuerpo municipal, y no se atenderán los casos graves; es decir, “los que necesitan de una vigilancia continua y prolongada”.

Los sucesos que se vienen encadenando en Lugones desde el miércoles de la semana pasada tienen a los vecinos preocupados. Incluso han organizado una manifestación que se desarrollará mañana viernes, desde las 19.30 horas, en el parque de la Paz.

El miércoles, una farmacia de la calle Leopoldo Lugones fue víctima de un atraco a punta de cuchillo. Del establecimiento se llevaron unos 25 euros, según el propietario, dejando a la empleada víctima de las amenazas, muy asustada.

El viernes, un joven recibió una paliza en el parque de la Paz y denunció los hechos ante la Policía al día siguiente. Posteriormente, el sábado por la mañana, un kiosco de la calle Rafael Sarandeses fue asaltado, llevándose el delincuente unos 600 euros de la caja y un teléfono móvil valorado en otros 300 euros.

Finalmente, esa misma noche, tal y como informó LA NUEVA ESPAÑA, una joven enfermera fue atracada en la estación de tren de la localidad mientras esperaba para acudir a su puesto de trabajo. El asaltante, se acercó a ella pidiéndole dinero para coger el ferrocarril, pero, ante su negativa, sacó una jeringuilla y la amenazó. Desde entonces, miembros de un colectivo vecinal de Lugones la acompañan a la estación.

Esta situación de repetidos atracos en la localidad más poblada del concejo se trató ayer en la Junta de Seguridad. La postura de García es clara, a su juicio no existe ningún problema y no hace falta tomar medidas: “No hay ninguna medida específica porque el cuerpo de la Policía Nacional ya la tiene: trabajar brillantemente siempre”.

El Alcalde incluso se refirió a la detención de una persona que podría estar relacionada, al menos, con uno de los atracos: “Igual le estamos dando vueltas de más a algo que ya está solucionado”, aseveró, antes de ironizar sobre la posibilidad de armar a los vecinos con pistolas de agua.

Además, el regidor se refirió al nuevo protocolo firmado para atender los casos de violencia de género. El Ayuntamiento se limitará a atender casos que no sean de gravedad –en la actualidad, de los 87 activos, ninguno está catalogado como grave–. Empleará a un agente para Pola de Siero y El Berrón.

Las agresiones


  1. Asalto a una farmacia. Una botica de la calle Leopoldo Lugones sufrió un atraco en la jornada del miércoles. Un hombre, blandiendo un cuchillo, se llevó unos billetes de la caja después de solicitarle una jeringuilla a la empleada.
  2. Paliza a un joven. Un chaval que se encontraba paseando por la zona del parque de la paz, cuando ya había anochecido, recibió inesperadamente una paliza. Acudió a denunciar al día siguiente. Sobre este caso no se conocen más detalles.
  3. Atraco a un kiosco. El sábado por la mañana, un kiosco de la calle Rafael Sarandeses sufrió un asalto. Un individuo cubierto con un gorro y mascarilla se llevó 600 euros de la caja y un teléfono móvil del local, valorado en 300 euros.
  4. Robo a una enfermera. Una joven enfermera residente en Lugones sufrió el viernes un atraco en la estación de tren de la localidad. Esperaba por el convoy que la llevara cuando un hombre la amenazó con una jeringuilla, solicitándole el dinero que llevaba consigo. 

Compartir el artículo

stats