Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Lugones exigen con una protesta más vigilancia policial ante los últimos atracos

“No más robos”, fue el lema de la manifestación, en la que reclamaron mayor dotación de agentes y vehículos patrulla y mejorar la iluminación

Los vecinos, ayer, durante la manifestación en Lugones. | S. A.

Los vecinos, ayer, durante la manifestación en Lugones. | S. A.

“No más robos”. Bajo ese lema, los vecinos de Lugones (Siero) se movilizaron ayer para reclamar más seguridad en la localidad, donde se han producido varios asaltos en establecimientos comerciales y hosteleros y atracos a vecinos en la zona del parque de La Paz y el entorno de la estación de tren. Reclaman mayor vigilancia policial, sobre todo por las noches, con más efectivos y vehículos desplegados en Lugones, como medida preventiva para evitar más sucesos, algunos registrados al amanecer.

“Lugones no es el Bronx de Nueva York, pero hay zonas que lo parece, da miedo ir de noche por la calle porque por algunos sitios no hay ni luz y sólo queremos vivir tranquilos”, explica Daniel Cabal, portavoz del colectivo organizador de la manifestación.

Los vecinos decidieron protestar tras los últimos sustos. La gota que colmó el vaso fue el atraco, hace unos días, en la estación de tren a una joven que iba a incorporarse al trabajo en el turno de noche. Mientras esperaba sentada en un banco, un joven se le acercó y le pidió dinero. Ante su negativa, la amenazó y la obligó a buscar en el bolso. En ese momento otro usuario pasó cerca, momento en el que ella se levantó para alertar del robo.

“Pero la amenazó con un pincho y no la dejó levantarse, luego otra señora se dio cuenta de lo que pasaba y llamó a la Policía, pero no apareció nadie”, relata Cabal, quien detalla que el atracador huyó con otro joven que le esperaba fuera. Según el colectivo, estos atracos pasan cada dos por tres. “No es un problema de un día, vas hablando con el móvil y te lo quitan, a gente paseando el perro también le dieron sustos por dinero, tirones, y a la chavalería la amenazan y les llevan el móvil, tienen que salir en banda, en cuadrilla y no ir nunca solos”, explica.

Denuncian que la mayoría de los tirones y robos se producen en zonas poco o mal iluminadas, como el entorno del parque de La Paz y la estación de tren. Pero, en su opinión, el problema principal es la falta de vigilancia policial: “Hacen falta agentes y necesitan vehículos para patrullar”.

Y pone el foco de atención en que Lugones es el núcleo más poblado del concejo. Cabal recuerda que hace seis años presentaron 5.000 firmas en el Ayuntamiento para pedir más seguridad.

“Ya se olvidaron y la gente está muy quemada, sólo queremos que nos escuchen y refuercen la vigilancia policial porque no es agradable ir a trabajar a las seis de la mañana y que te pongan un pincho en la garganta o que vuelva el guaje sin móvil a casa”, concluyen los convocantes de la protesta.

Compartir el artículo

stats