Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación rectifica y acepta usar el centro polivalente para las clases del IES Astures

El instituto lugonense podrá recuperar casi toda la docencia presencial tras aprobarse que la sala de conferencias pueda utilizarse como aula

Padres y alumnos del IES Astures, junto a representantes del PP, concentrados delante del centro.

Padres y alumnos del IES Astures, junto a representantes del PP, concentrados delante del centro. A. I.

Los alumnos del IES Astures de Lugones recibirán sesiones presenciales en el centro polivalente integrado, de titularidad municipal, que se encuentra frente al instituto. Más de medio año después de que tanto la dirección como los padres plantearan esta opción para evitar la docencia telemática de algunas jornadas, la consejería de Educación ha dado el visto bueno a utilizar la sala de conferencias del equipamiento público como aula.

Recientemente, se había podido recuperar la asistencia de los alumnos de tercero de Secundaria, reduciendo así la cifra de jóvenes que recibían parte de las clases desde sus casas. Faltaban solo 29 plazas para que se pudiera dar docencia presencial a la totalidad de primero de Bachillerato y la asociación de madres y padres insistió en la posibilidad de que se empleara el centro polivalente para acogerlos.

El Ayuntamiento de Siero volvió a apoyar esta posibilidad, ofreciendo de nuevo a Educación sus edificios sin uso. La consejería aceptó revisar si esta opción podía ser viable enviando a los técnicos de Infraestructuras para valorar tres huecos que se habían planteado como posible emplazamiento para las clases. De ellos, solo se dio por aceptable uno. La sala de conferencias, que se encuentra en la primera planta y supera los 100 metros cuadrados de superficie.

En la jornada de ayer, Educación transmitió a la dirección del centro su visto bueno para que comience a mandar a algunos de sus alumnos allí, por lo que, ahora, solo falta planificar el encaje. En principio, según lo expuesto ayer por representantes del colectivo de madres y padres, se baraja mover allí a los estudiantes de segundo curso de Bachiller, “dado que acaban un mes antes”. Así, se intenta interferir lo menos posible en la actividad habitual y usos del centro polivalente. La planificación definitiva se concretará en los próximos días, pero, al menos, permitirá que la mayoría de los escolares puedan tener clases físicas. Un sistema que no contentaba a las madres y padres, quienes denunciaron la existencia de un agravio comparativo con otros centros presenciales.

Compartir el artículo

stats