Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero tramita ya las expropiaciones para impulsar la gran obra de la avenida de Viella

El proyecto, de casi 2,7 millones, aspira a “regenerar” el área y a crear en Lugones un centro “verde, recuperando la naturaleza en las calles”

La avenida de Viella.

La avenida de Viella. A. F. V.

El Ayuntamiento de Siero ya tiene en marcha los procesos de expropiación necesarios para hacerse con las áreas afectadas por el proyecto de regeneración de la avenida de Viella, en Lugones. Según ha podido saber este periódico, el trámite está muy avanzado en buena parte de los casos, puesto que hay acuerdos iniciales con algunos propietarios y se está a la espera de cerrar otros. Esta es una de las grandes actuaciones del mandato, con un presupuesto de 2.658.890,25 euros, y es susceptible de ser cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER, para la implementación de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI).

El proyecto para desarrollar la iniciativa fue presentado hace ahora justo un año, el 7 de febrero de 2020, tras aprobar la iniciativa la Junta de Gobierno local. El planteamiento es coincidente con los diferentes criterios que sirven de base a la llamada “Estrategia DUSI de Siero”, esto es, “reducir la aportación de Lugones al cambio climático, impulsando los modos de transporte menos contaminantes y mejorando la eficiencia energética de las infraestructuras, el equipamiento y los servicios públicos”.

Se trata, según explica el Consistorio, “de crear en Lugones un centro urbano verde, recuperando la naturaleza en las calles y disminuyendo la contaminación atmosférica del núcleo urbano”.

El proyecto prevé la transformación completa de la actual avenida de Viella, un área de enorme tránsito de tráfico, al tratarse de uno de los principales puntos de acceso a Lugones. Con la iniciativa se generará, tal y como detallan los técnicos municipales, una calzada de 937 metros de largo, con un ancho de seis, con isletas en las intersecciones con las calles Antonio Machado y Evaristo Valle, así como una glorieta en la confluencia con las calles Covadonga y Paulino Vicente. Se incluirá un carril bici, de 2,5 metros de ancho, en la mayor parte del recorrido y que se situará al mismo nivel que la acera, separado de esta por un bordillo. A ambos lados de la vía se explicitará el plan para “regenerar” el área: se instalará mobiliario urbano y de descanso –habrá 42 bancos– y se plantarán hasta 150 árboles. Se colocarán asimismo 310 metros de seto vegetal, 61 puntos de luz dobles y 18 en los pasos de peatones, con tecnología led.

Accesibilidad

El 15,7 por ciento de la superficie total que afecta al proyecto se convertirá en zona verde. La iniciativa contempla además soterrar la red eléctrica de baja tensión y la red de comunicaciones que actualmente va por vía aérea. Del mismo modo, está previsto renovarán las canalizaciones de saneamiento y agua.

El alcalde de Siero, Ángel García, se ha referido en varias ocasiones a esta actuación en Lugones como “un proyecto que busca una mejora de la conectividad y la accesibilidad del vial, priorizando los itinerarios peatonales y carriles bici, consiguiendo su rehabilitación ambiental”. Según el regidor, se trata de un impulsar un área “más pensada para el peatón”.

El proyecto constituye uno de los pilares de los planes de regeneración urbana que quiere llevar a cabo el Ayuntamiento. “Es un paso más en el modelo que queremos para Lugones y para Siero: un concejo más sostenible, pensado para los vecinos y vecinas. Queremos que con esta actuación Lugones crezca en población y en atractivo”, destacó el regidor sierense durante la presentación de la iniciativa.

Para la aprobación de este proyecto ha sido necesaria la cesión, por parte del Gobierno del Principado, de parte de la SI-2, concretamente el tramo comprendido entre la avenida de Oviedo y el cruce bajo la autovía A- 66. Dicho tramo correspondía a la Avenida de Viella; concretamente los 937 metros sobre los que se va a actuar.

Una vez se cierre el proceso de expropiaciones, se agilizaría la tramitación de las obras, que tendrían un plazo de ejecución de unos ocho meses.

Compartir el artículo

stats