El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, visitó ayer las instalaciones del Laboratorio Interprofesional Lechero y Agroalimentario de Asturias (LILA), situado en el polígono de Silvota (Llanera), con motivo de su trigésimo aniversario. Calvo destacó que se trata de una institución “vital” para el Principado, muy ligada “al desarrollo del sector lácteo en la región, así como con la mejora de los niveles de calidad”. La relación entre LILA y el sector se incrementará aún más en los próximos meses, al ser los encargados del control de calidad de los postres que productores locales harán bajo la marca “Alimentos del Paraíso”. El Laboratorio se encuentra caracterizando, según reveló ayer su gerente, Celina Quirós, postres de media docena de pequeños productores que llevarán este sello. “Aún nos queda trabajo por hacer y esperamos poder avanzarlo durante el año”, explicó.

Quirós y la presidenta del Laboratorio, Clara Esther Rodríguez, hicieron de anfitrionas de Calvo y de la directora general de Desarrollo Rural, Begoña López. Ambas agradecieron la presencia de los representantes del Gobierno autonómico y se mostraron encantadas con la posibilidad de enseñarles las instalaciones y los procesos.

Según explicaron, a lo largo de estas tres décadas el LILA se ha ido adaptando a las necesidades del sector lácteo: “Los cambios que se han dado aquí tienen que ver sobre todo con las técnicas analíticas, que han ido evolucionando con el tiempo”. Quirós destacó el cambio en los ritmos de trabajo como una de las claves. “Ha habido un gran cambio a nivel de inmediatez de la respuesta en las transferencias de datos de laboratorio entre el ganadero y la industria”, apuntó.

Todas estas técnicas se emplean en el que es el cometido fundamental del LILA, llevar a cabo el análisis de la leche de las ganaderías del Principado. “Con nuestras mediciones se hace la escala de calidad que determina el pago”, subrayó Quirós. Un trabajo que conlleva, por tanto, “una gran responsabilidad y que implica ser completamente imparcial, fiable y riguroso”. Por eso el Laboratorio emplea “técnicas analíticas acreditadas por organismos oficiales”.

A su vez, desde 1993, el LILA se encarga del control de calidad de los rebaños de las explotaciones asturianas. “Analizamos la leche de las vacas, pero lo hacemos con muestras tomadas de manera individualizada”.

Por último, el Laboratorio, según explicaron Quirós y Rodríguez, se encarga de realizar la inspección de campo y analizar “otros productos lácteos” a través de su plantilla, formada por 19 trabajadores.

Por su parte, Calvo explicó que el motivo de la visita era celebrar los treinta años de una institución de enorme relevancia para uno de los sectores fundamentales en la economía rural asturiana. Su presencia en el lugar coincidió, además, con el reciente anuncio, en la jornada del pasado jueves, de que los postres lácteos podrán incluirse dentro del sello “Alimentos del Paraíso”.

Todo después de que el LILA recibiera la autorización del pliego de condiciones técnicas para su elaboración. Este organismo será el encargado de la certificación y control de postres y elaborados, como arroz con leche, yogures, cuajadas, mantequillas, flanes, helados y quesos, hechos con leche de Asturias, que aspiren a integrarse en la marca.

“Hasta ahora ya se venían haciendo postres con leche de Asturias certificada, pero, ahora, se suma esta nueva campaña que permitirá reforzarlo”, subrayaron los responsables de la Administración autonómica.

El Consejero prioriza la variante de Posada y prevé la de Cayés “a medio plazo”

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, dejó clara que la prioridad del Principado es ejecutar la variante de Posada, primándola sobre la de Cayés, punto de debate tanto a nivel autonómico como municipal. Así lo apuntó ayer en su visita al Laboratorio Interprofesional Lechero y Agroalimentario de Asturias (LILA), en Silvota. Calvo subrayó que, “nuestra prioridad es la variante de Posada, que es una obra importante y necesaria, que alcanza los 30 millones de euros y en la que trabajaremos de manera inminente”. Sin embargo, no marcó tiempos en el caso de la otra conexión viaria, pese a la polémica por la decisión de limitar el tráfico pesado por Cayés, a través de una ordenanza municipal, aprobada ayer en el pleno municipal. “Colaboramos y apoyamos al Ayuntamiento, que está buscando alternativas para solucionar los problemas de tráfico pesado pesado en la zona”, apuntó el consejero. “El Consistorio plantea sacar el tráfico pesado para, a medio plazo, conectar esta decisión con la reorganización viaria de la zona, en la que va a ser clave la variante de Posada”, concluyó Calvo. El Gobierno de Llanera lleva años insistiendo en la necesidad de que se ejecute la variante de Cayés para sacar el tráfico pesado de la travesía de la localidad. Los camniones de dos canteras y de una planta de hormigón pasan a diario cerca de muchas viviendas de la zona y varios informes municipales respaldan que se evite ese paso. Atendiendo una reclamación vecinal de años y apoyado en dichos informes, a la vista de que la variante de Cayés sigue sin plazo, el gobierno local adoptó la decisión de limitar el tráfico pesado en la zona. El Partido Popular autonómico y también el local han anunciado que recurrirá la medida con todas las herramientas “a su alcance”.