Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cayés celebra el fin del paso del tráfico pesado por la zona, tras décadas esperando una solución

“La decisión municipal es valiente y justa”, dicen los vecinos, que denuncian el tránsito diario de cientos de camiones por la localidad de Llanera

Alicia Ceñal y Eugenio Pérez, ayer, en Cayés. | P. T.

Alicia Ceñal y Eugenio Pérez, ayer, en Cayés. | P. T.

Los vecinos de Cayés, en Llanera, aplauden la decisión del Ayuntamiento de limitar el tráfico pesado por la travesía de la parroquia, de titularidad municipal. Por ella pasan de forma cotidiana centenares de camiones: una media de 385 al día, según los informes técnicos que obran en poder del equipo de gobierno local. La situación, que afecta a muchas viviendas al pie de la carretera, es un “atropello a nuestros derechos”, dicen los residentes, un problema “que llevaba más de 40 años sin resolverse y al que ya era hora de que se le diera una solución”, explican.

“El Ayuntamiento ha tomado una decisión valiente, necesaria y justa”, señala Luis Álvarez, de la Asociación de Vecinos de Cayés. Se refiere a la aprobación, el pasado jueves, en pleno, de la ordenanza de tráfico que prohíbe el paso de camiones cuyo peso exceda las tres toneladas y media, excepto que se trate de vehículos cuyo origen o destino sea Cayés.

La iniciativa impedirá que transiten los camiones que sacan material de dos canteras y una planta de hormigón cercanas. “Tienen salidas alternativas hacia Oviedo, a La Corredoria, pero han ido consolidando el uso de esta vía en perjuicio de la vida cotidiana de nuestros vecinos y sus derechos, de su salud, porque esto es también un problema de salud”, señala Álvarez.

José Luis Sánchez, ayer, delante de su casa, al pie de la travesía de Cayés que usan los camiones. | P. T.

La construcción de la denominada variante de Cayés, comprometida por el anterior Gobierno autonómico para desviar el tráfico pesado de la zona, “no es ahora una prioridad” para el actual Ejecutivo, apunta el responsable vecinal, refiriéndose a lo manifestado el pasado viernes por el consejero de Cohesión Territorial, Alejandro Calvo. “Hablar como se habla de prioridades cuando se trata de un problema que llevamos sufriendo 40 años y cuando es un compromiso adquirido por una Administración que era del mismo signo político que la actual no parece serio”, abunda Álvarez.

Además de los problemas de ruido y contaminación, entre los vecinos hay ganaderos, como Eugenio Pérez y Alicia Ceñal, cuya actividad también se ve dificultada por la situación. “A veces aprovechamos los festivos, que hay menos camiones, para ir con las vacas, porque con el tráfico es complicado. Es una vía muy estrecha, con mucha curva y deteriorada”, explican.

Los camiones, cuentan los vecinos de la localidad, pasan a veces “de seis en seis, todos seguidos”. El volumen de tráfico es tal, añaden, que los conductores usan emisoras de radio para “avisarse si van a cruzarse en sentido contrario porque dos camiones no pasan por la estrechez de la vía”. “Lo que pasa por aquí cada hay que verlo para creerlo”, concluyen.

José Luis Sánchez afirma que lleva desde joven siendo testigo de la situación que provoca el paso del tráfico pesado por la travesía de Cayés. “Pues esto lo veo casi desde que tengo memoria. Los primeros años no tanto como ahora, claro, que fue a más”, explica este vecino de la parroquia, con casa al lado de la vía, aunque algo más resguardada que otras, y que celebra la decisión de prohibir el tránsito de camiones por la zona. “Pues me parece bien. Yo digo que aunque no los quiten todos, por lo menos una parte sí, porque uno se acostumbra, pero esto es mucho, mete miedo a veces”, señala. Ayer, sábado, Sánchez aprovechaba para abrir ventanas y ventilar bien su casa. “Abro ahora, porque el fin de semana no pasan camiones y aprovecho. Por semana, algunos pasan sin toldos, y además del ruido, todo es polvo, sobre todo en verano, que parece que hay niebla todo el día del polvillo que dejan”, señala. “Antes esto era prácticamente una caleya para uso de los vecinos, pero no sabemos con permiso de quién se convirtió en esto”, dice.

Compartir el artículo

stats