Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villaviciosa inicia el proyecto de mejora del parque de la Ballina, catalogado como jardín histórico

El Ayuntamiento retirará elementos de hormigón de la última reforma y remozará el espacio

Operarios trabajando en el parque de la Ballina, en Villaviciosa.

Operarios trabajando en el parque de la Ballina, en Villaviciosa.

El Ayuntamiento de Villaviciosa ha iniciado un proyecto para la mejora del emblemático parque de la Ballina, que acometerá en varias fases. Son las actuaciones más urgentes las que se están llevando ya a cabo ante el deterioro en algunos puntos, tras muchos años sin inversiones. Entre otras actuaciones , se están sustituyendo bordillos y elementos de hormigón que se añadieron en la última reforma y reparando los desperfectos en el entorno por la acción del crecimiento de las raíces de los árboles.

Se primará el cuidado de los arboles además de no alterar en ningún momento la estructura y diseño del lugar y en las diferentes fases previstas en el plan municipal se abordará también la mejora del área infantil, de la iluminación, la restauración de diversas zonas del parque, la adaptación del mobiliario teniendo en cuenta a las personas mayores y está prevista la reforma del antiguo puesto de información turística y espacios para animales.

Un operario trabajando en una de las zonas a restaurar.

Un operario trabajando en una de las zonas a restaurar.

El parque de la Ballina, que forma conjunto con el edificio de la Casa Consistorial y la plaza del Ayuntamiento, es uno de los lugares más emblemáticos de la capital de Villaviciosa. El Principado lo incluyó en 2016 en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, catalogado como jardín histórico. Se trata de un espacio de 10.386,03 metros cuadrados, construido entre 1928 y 1929 por iniciativa y mecenazgo de los hermanos Bernardo, Luis y Norberto de la Ballina Fernández, integrantes de una de las familias fundadoras de la sociedad Valle, Ballina y Fernández, de “El Gaitero”.

El diseñador del parque fue el fotógrafo y profesor de dibujo del Ateneo Obrero, Arturo del Fresno, que contó con la colaboración del arquitecto Mariano Marín de la Viña, autor de la pérgola, y el jardinero Pedro Múgica. El parque se terminó en 1929, al tiempo que se abrió junto al mismo el paseo de “La Acerona”.

El plan de mejora actual tiene por objeto “devolver al parque el valor histórico que tiene, para orgullo de toda Villaviciosa, como elemento simbólico y de atracción turística para nuestro concejo”, señaló ayer el alcalde, Alejandro Vega.

Compartir el artículo

stats