Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El poli mediático, con madera para los fogones

El agente Raimundo García tira de “ojímetro” para preparar recetas internacionales con picadillo y sabadiego

Raimundo García, junto a la estatua del gochu de Noreña. | A. I.

Raimundo García, junto a la estatua del gochu de Noreña. | A. I.

Tras descubrir un misterioso manual de cocina, el policía más mediático de Noreña, Raimundo García, se ha pasado a los fogones. Al menos, durante unos días, por las fiestas del picadillo. “Cocina de mundo, con Raimundo” se llama su programa, en el que elabora recetas “internacionales de Noreña”, como el “hash de sabadiego o la cassoulette de picadillo”. Para ello tira de la que considera que es la herramienta más útil de un chef, “el ojímetro” y el “esto cuando está hecho, se ve”.

Sus particulares vídeos buscan promocionar las fiestas del picadillo, de cuya sociedad organizadora, la Orden del Sabadiego, es vicepresidente. Todo parte del hallazgo del manual de cocina “del mundialmente famoso chef Sigmundo de Noroña”.

De ese documento saca las dos recetas que ha preparado hasta ahora. La primera, a base de sabadiego, patatas, cebolla y huevo. “Las patatas se cuecen en cuadradinos hasta que se vea que están. Eso se sabe”, insiste.

Con la cebolla ya pochada, mezcla las patatas y luego el sabadiego. Por último emplata y coloca el huevo encima: “Esto, aunque sea de brunch, es cien por cien de Noreña. Que no engañen los ingleses”.

Tampoco se deja convencer por la supuesta tradición francesa de la cassoulette. “Esto, con picadillo, es muy nuestro”, defiende. Para elaborarla tira de gochu procesado en Noreña y fabes de la vecina localidad de Argüelles, todo bajo el prisma de su maravilloso ojímetro: “El picadillo también se ve claramente cuando está listo”, espeta durante su elaboración.

Le ayuda en su propósito el cocinero de El Casero de la Villa Condal, Paco Berlanga, al que trata de convencer para que elabore él mismo las recetas: “No, no, yo estoy para ayudarte”, le comenta entre risas durante la faena.

Por salir queda aún el tercero de los audiovisuales preparados por el policía y que pueden verse en el canal de YouTube de la Orden del Sabadiego. Es en el que se espera que explique los orígenes del manual de cocina de Sigmundo de Noroña.

Mientras, las fiestas continúan en la calle. La tarde del sábado se caracterizó por terrazas absolutamente repletas, sin dejar hueco a un alma más, hasta la hora del toque de queda.

En la jornada de ayer, la mañana empezó tranquila, pero la localidad volvió a animarse a la hora del vermú. “La Xarangana” se encargó de la animación musical itinerante por las calles y plazas de la Villa Condal.

Por la tarde, los pocos supervivientes a la fiebre festiva se animaron a llenar los jardines del Ayuntamiento para el espectáculo de Adrián Conde, bajo el título “Adivina qué”.

Hoy será el día grande de las fiestas, el lunes festivo de San Marcos, donde los noreñenses serán cien por cien protagonistas. Se espera gran afluencia en la hostelería para las comidas y también durante el vermú, que estará animado por “Los Gascones”, entre las 13.00 y las 15.00 horas.

De esta manera concluirán las fiestas del picadillo, unas de las primeras celebraciones locales en recuperar los actos en exteriores desde que se inició la pandemia del coronavirus.

Compartir el artículo

stats