Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se reanudan las labores de prospección en las fosas de El Rellán (Grado) tras 9 meses paradas

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica comprobó ayer el estado de los restos hallados en 2020 y estará varios días en la zona

Voluntarios del colectivo, ayer, durante la reanudación de las prospecciones en El Rellán (Grado). | R. S. A.

Voluntarios del colectivo, ayer, durante la reanudación de las prospecciones en El Rellán (Grado). | R. S. A.

Los miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) han reanudado las labores de prospección en las fosas comunes de la localidad de El Rellán, en Grado. Se reinician después de 9 meses de parálisis de las actuaciones por orden judicial tras la aparición de tres cadáveres con evidentes signos de violencia y de haber recibido balazos. Una vez el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción del concejo ha declarado el sobreseimiento libre y el archivo de las diligencias abiertas ha podido volverse al área, donde ayer el colectivo que promueve la intervención en la finca dedicó la mañana a comprobar el estado en que se encuentran ahora los restos que ya se habían hallado y en los próximos días también intentará avanzar en la delimitación de los espacios en los que luego espera poder seguir trabajando.

La noticia de que las labores en la zona podían finalmente seguir adelante trascendió el pasado 20 de abril. Las excavaciones en El Rellán se habían paralizado en julio del año pasado tras la aparición de los restos de tres cadáveres, concretamente en la finca conocida como La Chabola. Se consideró necesario entonces un informe forense para incluir en la investigación y el retraso en la realización del mismo demoró también la resolución judicial al respecto.

El dictamen del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses concluyó que los restos óseos hallados corresponden a una fecha en consonancia con la de los casquillos de bala encontrados, de la época de la Guerra Civil. De este modo, aunque los hechos pudieran ser constitutivos de delito, la datación de la antigüedad de los huesos y el hecho de haber sido hallados en una fosa común, permite concluir que los cadáveres son de represaliados durante la contienda. Por ello el Juzgado ordenó el archivo de las diligencias pues el plazo para investigar estos crímenes ya prescribió.

La ARMH había solicitado hace meses al Ministerio de Justicia celeridad en la actuación, dado que muchos familiares de las víctimas son personas de avanzada edad y llevan años esperando poder recuperar los restos. De momento, hay 25 familias interesadas en realizar las pruebas genéticas que determinen la identidad de los tres cadáveres hallados.

Uno de los responsables del colectivo, David Fernández, que ayer acudió a la reanudación de los trabajos en El Rellán, explicó que, por el momento, se están realizando únicamente labores de prospección y que permanecerán en la finca unos tres días más para “ver cómo están los restos hallados despúes de tantos meses y delimitar de nuevo el área de trabajo”.

Compartir el artículo

stats