Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Collada pide auxilio para su templo románico

Vecinos de la parroquia sierense reclaman evitar el derrumbe de lo que queda en pie de la iglesia y que se adecente el entorno

Manuel Blanco Fernández, ante la iglesia de San Pedro de La Collada, en Siero. | Reproducción de S. A.

Manuel Blanco Fernández, ante la iglesia de San Pedro de La Collada, en Siero. | Reproducción de S. A.

Cualquier día, los vecinos de La Collada, en Siero, dejarán de pasear por el entorno de la iglesia de origen románico de San Pedro, en ruinas, solo por no ver el deterioro que ha sufrido el inmueble, que amenaza ya con caerse abajo. Además, la maleza lo inunda todo en la zona y lo que también preocupa a los trescientos vecinos de la parroquia son los árboles que crecen en este enclave natural, pues las raíces están rompiendo los muros que quedan en pie y generando desprendimientos de piedras.

“Es una pena pasar por ahí y verlo cada vez peor, parece que a nadie le importa y los únicos que nos preocupamos por su estado y deterioro somos los vecinos. La conservación de lo que queda del edificio nos importa”, señala Manuel Blanco Fernández, vecino de La Collada. Suele dar paseos por la zona y cada día que transita cerca del templo religioso piensa lo mismo: “Me apetece coger una escalera, subir arriba y cortar todos los árboles y arbustos”, asegura.

En los intentos que los vecinos han hecho por saber a qué institución corresponde el arreglo del templo nunca hallan respuesta. “No sabemos muy bien a quién acudir porque no nos dicen nada con claridad”, explican.

“Es una pena y no podemos dejar que siga avanzando el deterioro”, dicen en la localidad

decoration

Consideran que, precisamente por la falta de claridad respecto a la titularidad, el edificio ha llegado a su actual estado, inundado por la maleza y con los árboles creciendo en los muros, “por lo que es muy fácil que las raíces los tiren abajo”. “No podemos dejar que avance el deterioro porque pasan los años y siguen creciendo más y más árboles y acabarán por tirar toda la iglesia abajo”, añaden.

Los vecinos también están preocupados por la seguridad de los caminantes que pasean por la zona, la mayoría habitantes de la parroquia. Y por la imagen que se llevan los visitantes que se acercan hasta La Collada para conocer la iglesia románica de San Pedro, un lugar de interés cultural por el que es habitual ver a senderistas los fines de semana. Y es que el templo engancha. A la majestuosidad de sus ruinas se une la creencia de que está erigido sobre una base prerrománica. Cuenta además en sus inmediaciones con un espectacular y antiguo tejo, de 438 centímetros de cuerda y una altura de alrededor de 15 metros.

“Si viene alguien a verla, al acercarse puede ser peligroso y, claro, también nos afecta a los vecinos porque no podemos celebrar nada allí por el peligro que conlleva”.

El mal estado de la iglesia de San Pedro es una de las preocupaciones en la parroquia, que hace un llamamiento para no dejar desaparecer por completo un elemento patrimonial del concejo de Siero que, pese a su desuso desde los años treinta del siglo XX, continúa siendo un atractivo para los visitantes que hacen senderismo por la zona.

Compartir el artículo

stats