DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festejos prevé que este año ya pueda haber Carmín de la Pola

Meres celebrará la Virgen de la Cabeza, pero sin verbenas | La Fresneda descarta cualquier celebración y El Carbayu se quedará en una misa

Romeros del Carmín de la Pola el año pasado

Romeros del Carmín de la Pola el año pasado FERNANDO RODRÍGUEZ

Las fiestas de Siero se quedarán este año a medio gas. O, al menos, eso parece. Habrá Carmín de la Pola, aseguran los organizadores, pero cómo serán los actos es una incógnita: “Veremos las opciones, pero algo habrá, seguro”, garantizan desde la Sociedad de Festejos polesa. También habrá una dosis moderada de la que es la mayor fiesta del concejo, la Virgen de la Cabeza de Meres, eso sí, descartando la posibilidad de verbenas y de que se produzcan aglomeraciones en el prau de la fiesta.

Totalmente canceladas están las celebraciones veraniegas de La Fresneda, debido, principalmente, a la falta de presupuesto. Parecida es la situación de El Carbayu, de Lugones, otra de las grandes romerías del concejo, que se encuentra cerca de anunciar la suspensión. Sus actos se reducirán a una misa.

Todo está condicionado por el final del estado de alarma, que decae este domingo, pero también por la situación económica que la pandemia ha dejado en los colectivos organizadores de los festejos sierenses. Esas son las dos claves de lo que vendrá en lo tocante a festividades de aquí al final del verano.

La Sociedad de Festejos de la Pola, con nueva directiva y en apuros económicos por la situación heredada, tiene claro que habrá Carmín.

Que el formato tradicional –que no pudo ser en 2020– se mantenga, puede depender de los avances que para el verano haya en el porcentaje de población vacunada o de que no haya normas autonómicas que finalmente sí puedan restringir las actividades de este tipo.

De manera inminente sí se celebrará la Virgen de la Cabeza, en la parroquia de Meres. Habrá voladores, misa, animación musical e incluso reparto del bollo. Eso sí, todo sin ninguna aglomeración y respetando todas las medidas sanitarias. Por su parte, la Asociación de Vecinos de La Fresneda, sin subvención municipal ni tiempo para recaudar fondos, descarta cualquier evento. Algo parecido a lo que pasa con El Carbayu, en Lugones, que, sin estar suspendido definitivamente, probablemente se quedará en una misa.

Compartir el artículo

stats