Tras años de espera y demandas vecinales, avanzan los trabajos para rescatar la iglesia de Arlós, en Llanera, declarada Bien de Interés Cultural (BIC). La contrata ya ha cavado varias zanjas en los jardines exteriores, un gran contenedor comienza a estar repleto de piedra y escombro y un cartel advierte que la entrada solo está permitida al personal de la obra. Los vecinos no quieren que esta vez el proyecto se detenga. “Esperamos que no se pare, como sucedió años atrás”.

Ha sido necesario un acuerdo a tres bandas, entre el Ayuntamiento, el Principado y el Arzobispado, para conseguir desbloquear la reparación de la iglesia. Clave ha sido también la decisión de la consejería de Cultura de destinar a los trabajos 108.000 euros.

Los trabajos se centrarán principalmente en el tejado y el suelo, los dos puntos considerados fundamentales para el buen mantenimiento de la iglesia. Las obras, ya iniciadas, tienen un plazo de ejecución de cuatro meses.

El templo de Santiago de Arlós está considerado como uno de los ejemplos más significativos de la arquitectura románica rural asturiana del siglo XII y es el único de estas características que se encuentra en el concejo de Llanera.

La iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 2006. El Ayuntamiento de Llanera llevaba esperando desde 2017 por esta rehabilitación, cuando el Principado se comprometió a ejecutarla, pero sin acabar de concretarse finalmente el proceso para su reparación. Ahora, finalmente, las obras, cuyo inicio contó la presencia de la consejera de Cultura, Berta Piñán, avanzan con el objetivo de mantener y recuperar una de las joyas arquitectónicas del municipio.