DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El oso “Yernes” se criará en cautividad hasta poder valerse solo en el monte

El esbardo, que no ha podido reintegrarse con su familia, llega a los 7 kilos y come ya sólidos

El oso, perdido, en Cubia.

El oso, perdido, en Cubia.

El oso “Yernes” se criará finalmente en cautividad, concretamente, en el cercado habilitado en Proaza para tal fin. Aquí permanecerá el tiempo necesario hasta coger fuerzas y poder volver solo al monte, ya que los intentos para soltarlo e integrarlo con su núcleo familiar –ha trascendido que fue rechazo– no tuvieron éxito.

La cría fue rescatada el 1 de abril en Yernes y Tameza, cuando fue localizada por los montañeros del grupo “La Chiruca” que la vieron vagar sola y sin rumbo. En un primer momento, los agentes del Medio Natural intentaron soltarlo en el monte, sin éxito. Entonces, una vez que se trasladó al osezno a una clínica de Oviedo para atenderlo, se activó un dispositivo de búsqueda para tratar de localizar a su madre.

Con la colaboración de la Fundación Oso Asturias, se buscó su reintroducción inmediata en la zona de recogida, para lo que se dotó al ejemplar de un dispositivo de radioseguimiento. No fue posible.

Así las cosas, se ha determinado que lo mejor para el esbardo, que solo tiene tres meses y ahora ha empezado a comer sólido (ha engordado hasta siete kilos) si bien a principio todavía dependía de la leche materna, es recibir cuidados en Proaza.

El cercado cuenta con una zona interior con foco de calor y otra exterior. “Ambas tienen enriquecimiento ambiental, que se modifica periódicamente, y están dotadas de sistemas de videovigilancia que permiten realizar un seguimiento del animal las 24 horas. Una de las prioridades es reducir al mínimo imprescindible el contacto con personas para evitar que se habitúe a ellas”, explican en la Consejería de Desarrollo Rural.

Se cree que “Yernes” pudo alejarse de su familia por un incendio en la zona donde se le vio, Cubia, entre los concejos de Yernes y Tameza, de ahí su nombre, aunque hubo una campaña popular para llamarle “Chiruquín”.

Compartir el artículo

stats