La red de agua de Granda ha sufrido varios problemas durante el fin de semana, generando repetidas averías y forzando al gobierno local a anunciar la redacción de un proyecto para renovar la red. Así lo reveló en la jornada de ayer el edil Javier Rodríguez, que se desplazó a la parroquia después de la segunda rotura de las conducciones que se produjo en la zona, en menos de 48 horas.

Para tratar de frenar la sangría, se ha optado por cortar por lo sano y preparar un proyecto integral “a la mayor brevedad posible”, dotarlo económicamente y poder sacarlo a concurso. Según abundó el concejal, la avería afectó tanto al polígono industrial como a varios restaurantes de la zona.

La actuación para paliar estos problemas en el abastecimiento consistió en la renovación, en dos puntos cercanos, de unos diez metros de tubería, sustituyendo la conducción antigua de fibrocemento por una nueva de fundición.