DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proaza presenta un recurso de reposición al deslinde con Grado

La comisión de Urbanismo moscona replica que la vía empleada no procede y está fuera de plazo

Jesús García, alcalde de Proaza.

Jesús García, alcalde de Proaza.

El Ayuntamiento de Proaza ha presentado un recurso de reposición contra el acuerdo del Pleno de Grado del pasado 23 de febrero en el que se aprobó el deslinde marcado, en diciembre de 2020, entre los municipios moscón y de Santo Adriano, a cuenta de la parroquia de San Adriano, en liza desde hace décadas, y en el que participaron también los concejos de Proaza y Oviedo como limítrofes. Pese a que la delegación proacina firmó el acuerdo a pie de monte, que ratificó después el 15 de enero, ha dado marcha atrás. Por su parte, el consistorio moscón rechaza la medida al considerar que no procede y está fuera de plazo.

“Estamos disconformes porque aunque sí reconocemos el punto de amojonamiento, no reconocemos la línea marcada para dividir Proaza y Grado porque sigue el acta de 1931 con la que el Ayuntamiento de Proaza no estaba conforme y, por lo tanto, el Pleno lo rechazó”, explica el alcalde de Proaza, Jesús García (PSOE). Se refiere exclusivamente a la división entre su concejo y el de Grado, en el pico Grandamiana, que no afecta al fondo del deslinde entre Grado y Santo Adriano.

La comisión de Urbanismo del Consistorio moscón propone al Pleno municipal rechazar el recurso de reposición del ayuntamiento proacín al entender que no procede esa vía al ser la jurisdicción contencioso-administrativa la reguladora de este tipo de trámites. Asimismo se uniría que, aún de ser posible la vía del recurso de reposición, este fue presentado fuera del plazo.

“No entendemos como se va a un deslinde, allí está de acuerdo todo el mundo, se firma después y luego se lleva a un Pleno para rechazarlo”, cuestiona el alcalde de Grado, José Luis Trabanco (IU), quien detalla que el acuerdo ya ha sido enviado al Instituto Geográfico Nacional.

Por su parte, el Pleno del Ayuntamiento de Santo Adriano rechazó el acuerdo “porque no lo podemos aceptar ”, afirma la regidora, Elvira Menéndez (PSOE). Según explica, desestiman la propuesta de deslinde porque la documentación que obra en poder del Consistorio indica que la parroquia de San Adriano pertenece a Santo Adriano.

La disputa por los terrenos se remonta a los años veinte del siglo XX cuando los vecinos de la parroquia, ahora deshabitada, solicitaron la segregación para pertenecer a Grado. Y, aunque se efectuó el deslinde, la Guerra Civil paralizó el proceso y San Adriano continuó en el municipio santandrín. Los ayuntamientos continuaron la lucha por la parroquia, movida por los que fueran sus habitantes, que mantienen un estrecho vínculo con la localidad. Además, el acceso rodado al pueblo, defiende, está por el lado del concejo moscón.

“Una cosa es lo que los vecinos quieran y otra cosa es que los terrenos están en territorio de Santo Adriano, me parece muy bien que quieran ser de Grado por cercanía, mejores accesos y todo pero ese pueblo es de Santo Adriano”, sentencia la Alcaldesa, quien detalla que el acuerdo plenario ya ha sido remitido al ayuntamiento moscón. Si bien, en Grado, no han recibido aún notificación.

Al margen del desacuerdo de Proaza, el proceso por el deslinde por la parroquia deshabitada parece que sigue sin una solución clara y que una tormenta judicial asoma cerca. Por un lado, Santo Adriano exige que se mantengan los límites actuales y, por otro, Grado, entiende que con la firma del amojonamiento de diciembre de 2020 las lindes están marcadas.

Compartir el artículo

stats