DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las fresas, de mano común en Cuero

La asociación de vecinos de la parroquia de Candamo cultiva 1.500 plantones: “Se dan muy bien, el pueblo está orientado al Sur”

Alberto Ibias, David Álvarez, Lucía Ronderos, con Celia en el portabebés, y Elena Pérez, con las primeras fresas de la temporada. | S. Arias

Alberto Ibias, David Álvarez, Lucía Ronderos, con Celia en el portabebés, y Elena Pérez, con las primeras fresas de la temporada. | S. Arias

La fresa en Candamo es tradición. El cultivo icónico del concejo tiene mucho arraigo entre los vecinos y no es raro que haya fresales en los exteriores de las casas. Tanto que hay hasta un fresal comunal en la localidad de Cuero, donde la asociación de vecinos lo trabaja desde el año pasado con una producción de 1.500 plantones. Unas fresas que, gracias a la orientación, terreno y agua del pueblo, crecen con muy buen tamaño y gran sabor.

“Se dan muy bien porque la tierra es caliza y le da el sol el día entero porque el pueblo está muy bien orientado al Sur y eso es ideal para las fresas”, explica Alberto Ibias, uno de los vecinos implicados en el proyecto. La localidad está, además, a poca altura sobre el río Nalón y en las estribaciones de la sierra de Bufarán, consiguiendo un enclave protegido y, por lo tanto, óptimo para el cultivo.

“El año pasado no recogimos hasta junio porque la cosa se retrasó mucho con el confinamiento y, también, porque era planta nueva; este año ya va más adelantada”, detalla. Llegó mayo y recogieron los primeros frutos. Desde hace una semana, ya han acumulado unos cuantos kilos. El año pasado cerraron la temporada con 266.

Unas fresas que reparten por encargo, principalmente, a vecinos y familiares siguiendo una lista de las personas interesadas, a las que van llamando según van recibiendo la fruta. Y con lo que venden consiguen financiar proyectos para el pueblo, como la reparación de los baños y armarios del centro social. La temporada de fresa empezó este 2021 con buenas previsiones, lo que obligará a los vecinos implicados en el proyecto a trabajar no solo los sábados y domingos sino también por semana. “El año pasado, volvías a los dos días de recoger y volvías a verlo todo rojo”, recuerdan.

El fresal comunal comenzó su andadura en 2019, cuando el ayuntamiento candamín incluyó por primera vez a los colectivos vecinales en la campaña de entrega de plantones subvencionados que realiza todos los años. Y la asociación de Cuero cogió el guante. Recibieron los 1.500 plantones que, ahora, miman entre todos. “Cuando empieza a dar mucho, que se pone en plena producción, venimos con mucha frecuencia”, señala Ibias sobre la implicación de los vecinos en el fresal del pueblo.

De momento producen la variedad Albión, la más común en Candamo junto con la de San Andreas, pero tienen la vista puesta en el desarrollo del proyecto municipal para recuperar la especie autóctona, que aún se conserva en algunos fresales del municipio, con los que están realizando la investigación: “Si sale adelante nuestra intención es plantar la autóctona, de momento están en la finca piloto y a ver cuál se adapta”. El fresal comunal de Cuero crece a buen ritmo y la predicción de días calurosos para el próximo verano augura buenos frutos en la tierra.

Compartir el artículo

stats