Una avería en los servicios de telefonía e internet ha dejado sin comunicación durante una semana a Yernes y Tameza y varios pueblos del sur de Grado. Casi ocho días esperando la reparación que, en opinión de la alcaldesa tamezana, María Díaz, “es mucho tiempo para estar sin teléfono, aquí hay mucha gente mayor y luego quieren que la gente venga a vivir a los pueblos”. También la asociación de vecinos “Alfoz de Salcéu”, del concejo moscón, afea la tardanza: “No se puede esperar una semana, la gente se pone nerviosa”, dice su presidente, Joaquín Menéndez, informa S. A.