DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Peón reúnen dos mil firmas para urgir al Principado el arreglo de su carretera

“No vale otro parche, debe ser una obra definitiva”, reclaman los afectados por el gran deterioro en la vía de acceso a la localidad maliayesa

Estado actual de uno de los tramos de la carretera.

Estado actual de uno de los tramos de la carretera.

Los vecinos afectados por los deslizamientos de la AS-331 a la altura de Peón (Villaviciosa) reclaman al Principado una intervención urgente, que “no suponga un parche” y acabe de forma definitiva con la situación que viven, de dificultades para el tránsito y la circulación en general y de problemas a causa de la afectación sobre el estado de caminos y casas de la zona por la falta de canalización adecuada de las aguas del entorno.

El colectivo de vecinos y usuarios de la vía ha reunido casi 2.000 firmas, pero por el momento no han recibido respuesta alguna de la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, ante la que presentaron un escrito hace tres semanas en demanda de una solución que no acaba de llegar en una carretera por la que atraviesa además itinerario de Camino de Santiago.

La consejería iniciaba en el verano del año pasado los trabajos de un estudio geotécnico previos a las obras para una estructura de contención del deslizamiento producido en una ladera de esta carretera AS-331 (Pola de Siero-Alto del Infanzón), en el término maliayés de Peón. El Principado tenía previsto el diseño de una contención adecuada, que permitiera estabilizar toda la zona, un plan presupuestado en 1,5 millones de euros.

El colectivo vecinal decidió “mover ficha” hace unas semanas y envió un amplio y pormenorizado escrito a la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial. “Esta carretera tiene serios problemas de estructura y mantenimiento desde hace décadas y nadie se molesta en hacer una infraestructura digna de la época en la que vivimos”, argumentaban en la comunicación.

Los afectados exponen que las actuaciones realizadas a instancias del Principado, en los años 80 del siglo XX, “consistentes en alcantarillas y drenajes”, están evacuando el agua sobre la ladera”, en la subida al Curbiellu, “y son por tanto una de las razones de mayor peso por las que se están produciendo estos deslizamientos”. Los vecinos basan esa argumentación en una consulta que han realizado al Colegio de Geólogos de Asturias.

Esas alcantarillas y drenajes “vierten el agua sobre los montes, fincas y casas de forma deliberada, modificando así el curso del agua que antes iba por las cunetas hasta las distintas riegas y riachuelos que tiene la ladera de forma natural”.

Los geólogos les confirmaron que el agua acumulada en la ladera del monte de eucalipto que hay entre los dos tramos de la AS-331 acaba filtrando al subsuelo que, poco a poco, se inunda y forma “balsas de barro que se deslizan cada vez que llueve”. Además, en el tramo inferior, el comprendido entre los kilómetros 20 y 22, se da el mismo fenómeno del agua que baja por el área que atraviesa el Camino de Santiago.

Los vecinos consideran necesaria la canalización de las aguas vertidas en toda la ladera ya que, recalcan, “cuando no llueve no se produce ni un milímetro de deslizamiento”. El colectivo está a la espera del estudio geotécnico, para conocer el alcance de las obras. “Hace falta una intervención integral, en condiciones, porque mucho nos tememos que lo que se vaya a hacer sea un parche, como las que se hicieron hace seis y siete años”.

En la zona se han hecho varias escolleras que no han resuelto de manera definitiva el problema. “Los deslizamientos llevan produciéndose en los últimos seis años pero ante distintos requerimientos de los vecinos no se ha hecho nada, lo que está provocando serios problemas de destrucción de caminos municipales, privados, casas que ya no se pueden habitar y fines de semana que están cayéndose”, plantean los afectados.

El colectivo reclama al Principado “la máxima agilidad” en el proyecto y ejecución de la obra “para retener estos deslizamientos de una forma definitiva, a fin de evitar más y mayores requerimientos patrimoniales” por los desperfectos. Y plantean que en esta ocasión se aproveche la inversión que ha de realizar la Administración autonómica “para que definitivamente quede una carretera adecuada al servicio que debe prestar, comunicando tanto con Gijón como con Pola de Siero, con el ancho suficiente” para que se puedan cruzar autobuses y camiones, en una vía cada vez más transitada, además, por peregrinos del Camino de Santiago.

Compartir el artículo

stats