Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El azabache, un filón por descubrir

El Incuna organizó ayer una visita a la zona maliayesa de Oles para dar a conocer la cultura de este mineral en Asturias

El artesano Óscar Fandos, muestra cómo talla el azabache. A la derecha, la arqueóloga Andrea Menéndez diserta sobre la extracción minera delante de una bocamina. | S. Arias

El artesano Óscar Fandos, muestra cómo talla el azabache. A la derecha, la arqueóloga Andrea Menéndez diserta sobre la extracción minera delante de una bocamina. | S. Arias

Lo que ya es conocido aún puede sorprender. Y el azabache, su formación, extracción, talla de piezas y su vinculación con el Camino de Santiago, demostró ayer que tiene mucho por descubrir. Así lo apreciaron los asistentes a la visita que recorrió algunos de los enclaves más representativos de la minería del azabache en la parroquia de Oles, en Villaviciosa, concejo del que sale el que es considerado el mejor mineral de este tipo del mundo, junto con el de Whitby (Inglaterra).

Javier Tuero, durante la explicación acerca de la construcción y uso de los molinos de agua de Les Mariñes. | S. Arias

“Sorprende la historia del azabache y la actividad fue muy dinámica, con cosas distintas para explicar todo lo que es y supone”, señaló Miguel Prendes, uno de los asistentes al recorrido-muestra por la zona conocida como Les Mariñes. La iniciativa se enmarca en el proyecto “La cultura del azabache y el Camino de Santiago” que desarrolla la asociación de Arqueología Industrial, Cultural y Natural (Incuna). Una iniciativa que es parte del programa para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial tras ser seleccionado por el Ministerio de Cultura.

“Hay pocas cosas con la calidad e historia que tiene el azabache asturiano, con esa singularidad, autenticidad y universalidad que reúne también a través del Camino de Santiago. A veces lo que tenemos al lado lo desconocemos y esta actividad es para difundirlo y darlo a conocer de una manera global”, explicó Miguel Álvarez Areces, del Incuna, que adelantó que el Principado está a punto de concluir el expediente para declarar Patrimonio Inmaterial la cultura del azabache en Asturias.

En la jornada de divulgación celebrada ayer consiguieron aunar todos los aspectos en torno al azabache, incluso hubo teatro para tratar de explicar las propiedades vinculadas a la buena suerte y a la protección que se le atribuyen. También contaron con el artesano Óscar Fandos, que respondió a todas las preguntas de los asistentes, muy interesados en conocer cómo se trabaja el azabache. “El auténtico es ópaco y homogéneo, al microscopio es completamente negro”, detalló.

El azabache, un filón por descubrir

Se realizó asimismo una visita a una de las bocaminas, donde la arqueóloga Andrea Menéndez disertó sobre la extracción mineral de antaño en lo que calificó como “auténticas gateras”. La actividad concluyó con un recorrido por los molinos de agua de la zona y, los que pudieron, llegaron hasta los acantilados. “Nos gustó mucho porque se adapta a todos los públicos y es una manera de conocer la zona con la gente que sabe”, comentó Astrid Pañeda, una de las participantes.

El azabache fue protagonista en una zona en la que esperan reactivar una bocamina “para que los artesanos puedan tener mineral que puedan comercializar con la seña de identidad de Les Mariñes”, apuntó Álvarez Areces.

Compartir el artículo

stats