Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Confederación recuperará el río Linares a la altura de Amandi, en Villaviciosa

Los trabajos buscan reencauzar el caudal y reforzar las defensas contra avenidas en Les Baragañes para evitar inundaciones

Por la izquierda, Delia Losa, Manuel Gutiérrez y Alejandro Vega mostrando el proyecto. | O. Pena

Por la izquierda, Delia Losa, Manuel Gutiérrez y Alejandro Vega mostrando el proyecto. | O. Pena

Restaurar el funcionamiento natural del río Linares en su tramo final, a la altura de Amandi, recuperando para ello un antiguo meandro cuya entrada se encuentra impedida por la acumulación de áridos. Con este objetivo se pusieron en marcha ayer las obras de recuperación ambiental del cauce, bajo la supervisión de la Delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Manuel Gutiérrez, y el alcalde maliayés, Alejandro Vega.

En la actualidad, y debido a que el meandro se ha atascado, el agua circula por un canal realizado hace unos años para aliviar el caudal en avenidas. De esta manera, las obras permitirán restablecer la circulación del agua por el antiguo cauce, entrando el canal de alivio en funcionamiento sólo en caso de caudales elevados, en casos en los que el río supere los 1,8 metros de calado.

También en el tramo próximo a la desembocadura en la ría se recrecerán dos defensas contra las avenidas de agua ya existentes en Les Baragañes y Amandi, sobre las que se construirá un vial de 1,5 metros de anchura en hormigón de 10 centímetros de espesor. Y por otro lado, desde la primitiva ubicación de una antigua barrera recientemente demolida en la zona de Les Baragañes, se adecuará la margen derecha en un tramo de 425 metros aguas arriba del mismo, se restaurará la cubierta vegetal y se extraerá o podará el arbolado que, por su mal estado o riesgo de caída, puede comprometer el adecuado funcionamiento hidráulico del río y la conservación de sus márgenes. Las labores de mejora en esta zona incluyen también una plantación con brotes de sauce en los dos metros más próximos al cauce, así como la eliminación de bambú, especie invasora con notable presencia en la zona, en una superficie total de 550 metros cuadrados.

La obra, financiada con 222.282 euros con cargo al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha sido adjudicada a la empresa Ingeniería de Construcción y Obra Civil de Asturias, con un plazo de ejecución de nueve meses.

Manuel Gutiérrez explicó que “la obra es un complemento a otras actuaciones ya llevadas a cabo por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico”, ya que el Linares es un río de “respuesta rápida, con muchos valores ambientales, y por ello la intención es que el río vuelva a tener sus características y su biodiversidad originales”. Por su parte, la Delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, se mostró satisfecha con el inicio de los trabajos, y quiso poner en valor el objetivo del Ministerio de “transitar hacia una sociedad más respetuosa con la naturaleza”. “Esta acción, entre muchas otras, responden a un proyecto muy ambicioso, muy positivo y muy ilusionante para dejar a nuestros sucesores un medio ambiente mucho más limpio y cuidado”, indicó.

Las obras se llevarán a cabo en una longitud de 1.450 metros, con 750 metros de restauración de cauce y márgenes, y una recuperación del meandro de 700 metros.

Compartir el artículo

stats