Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sariego pinta a Bernardo Sanjurjo

Los niños de cuarto curso del colegio Salvador Vega Berros sorprenden al artista con un proyecto plástico basado en su obra

Los niños, en la visita al Museo de Bellas Artes.. | L.P.

Los niños, en la visita al Museo de Bellas Artes.. | L.P.

Los niños de cuarto curso de Primaria del Colegio Salvador Vega Berros de Sariego están hechos todos unos artistas. Hasta tal punto que han impresionado al propio Bernardo Sanjurjo, decano de los pintores del Principado y distinguido por LA NUEVA ESPAÑA con el “Asturiano del mes” de marzo con motivo de la exposición “Piel trabajada” en el Museo de Bellas Artes.

Una de las obras de los alumnos sareganos.. | L.P.

Fue esta exposición, precisamente, la que dio pie a un interesante proyecto en el centro saregano, impulsado por la tutora de cuarto, Inés Estrada, a propuesta de una alumna de prácticas de magisterio, Esther Infanzón. Fue esta última la que expuso su interés en enfocar su trabajo fin de grado hacia la relación de los museos con el público infantil, una idea surgida al calor de una visita guiada a la exposición de Sanjurjo a cargo del profesor Manuel Méndez, docente en el IES Aramo de Oviedo y antiguo alumno del pintor.

Los trabajos, colgados en el centro Salvador Vega Berros de Vega de Sariego. | L.P.

El plan fue acogido con entusiasmo en el colegio, y los ocho alumnos de cuarto curso se pusieron manos a la obra para convertirse en experimentados autores, a imagen de Sanjurjo. “Estudiamos su obra en clase tras elaborar una unidad didáctica en el área de Educación Artística, y además de acercar el trabajo de Sanjurjo a los niños, ellos mismos experimentaron con la forma y el color”, explica Inés Estrada, la tutora.

Para ello, y manteniendo todas las distancias de seguridad por el covid, los pequeños Telmo Álvarez, Bruno Díaz, Fausto Menéndez, Manuel Mullor, Naroa Feliz, Elsa Hermida, Noa Fournier y Paula Álvarez, todos de nueve años, crearon sus propias obras en papel continuo, experimentando con el color rojo y el negro, usando sus manos, esponjas y pinceles para crear obras abstractas al estilo de Sanjurjo, apreciando cómo cambian las creaciones dependiendo de los materiales utilizados y aprendiendo a diferenciar texturas.

El colofón a este proyecto lo puso una visita guiada al Museo de Bellas Artes de la mano de Manuel Méndez, encargado de desvelar a los niños la magia del espacio expositivo. “Estaba pensada para una hora y al final estuvieron dos horas y media, no había manera de despegarlos de los cuadros, especialmente de los de Bernardo Sanjurjo”, señala Estrada.

Una reacción “sorprendente”; confiesa la docente, habida cuenta de que “les hicimos una encuesta a los niños y todos confesaron a que no les apetecía mucho ir a un museo, pero después de la visita todos señalaron que quieren volver porque les encantó la experiencia”.

Una experiencia de aprendizaje que “les llegó a un nivel interior maravilloso”, asegura la maestra, que también remitió información sobre el proyecto al Bellas Artes. “Es importante que sepan que desde los colegios trabajamos estos temas, y seguro que a los niños les han marcado de forma profunda. Hemos ampliado con creces los contenidos que se imparten en cuatro de Primaria”, afirma.

El propio Bernardo Sanjurjo ha dado buena cuenta del trabajo de los alumnos. Él también se ha quedado “impresionado” con el buen hacer de los niños sareganos.

Compartir el artículo

stats