Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cuenca Narcea-Nalón cierra la temporada del salmón con un descenso de capturas

“Las Mestas” de Pravia achaca la merma a la reducción del cupo, que “se notó también en que se cedieron menos ejemplares para repoblación”

Enrique Berrocal, ayer, en una de las piscinas donde están los salmones salvajes del proyecto “Arca”, en Quintana (Pravia). | S. Arias

Enrique Berrocal, ayer, en una de las piscinas donde están los salmones salvajes del proyecto “Arca”, en Quintana (Pravia). | S. Arias

La temporada de pesca tradicional con muerte de salmón llega a su fin mañana en los ríos asturianos con casi trescientas capturas a día de ayer en la cuenca Narcea-Nalón. Son bastantes menos que en 2020, cuando se precintaron un total de 457 ejemplares en La Rodriga, en Salas. Pese a la merma, que viene dada por una normativa más restrictiva en los cupos por pescador, la cuenca fluvial sigue siendo la que más echa salmones a tierra de la región. Un balance “satisfactorio” para la Sociedad de Pescadores “Las Mestas del Narcea”, con base en Pravia.

“Son los únicos ríos donde hay bastante sitio para pescar, con un buen porcentaje de zonas libres para los pescadores y con una cantidad aceptable de salmones”, indica el presidente, Enrique Berrocal, quien añade que, en líneas generales, la situación de los ríos asturianos es “mala” por lo que el colectivo requiere que “se estudie por qué hay más en el Narcea-Nalón que en otros ríos y que sea lo que sea se haga en los demás”.

Unas restricciones para la pesca del salmón, que continúa sin muerte (captura y suelta) hasta el próximo 31 de julio, que Berrocal achaca también al número de salmones salvajes donados en vivo por los pescadores al proyecto de reproducción en ciclo cerrado y de repoblación de la especie “Arca” que desarrollan en el centro ictiogénico de Quintana. Este 2021 han recibido un total de 19 ejemplares, de los que han sobrevivido doce: el año pasado se entregaron un total de 48 salmones.

Un proyecto de “Las Mestas” que no es “la panacea”, indica, pero que ayuda al río con sueltas de alevines, las crías, en la cuenca y sus afluentes. “Necesitamos que haya más implicación de la Administración con este proyecto, no es cuestión de dinero, es que necesitamos apoyo técnico, porque no somos biólogos”, señala Berrocal. Además, considera que se podría beneficiar de alguna manera a los pescadores que donen sus capturas a “Arca” para animar a otros aficionados. “Este año con la restricción del cupo también se notó que se cedieron menos pero, por otro lado, hay que ver que se mataron menos salmones que en años anteriores”, celebra.

En cuanto a las repoblaciones, en “Las Mestas” estiman soltar un total de 250.000 alevines de salmón este año. Ya han echado al río 20.000 crías. “Empezamos muy tarde, a mediados de junio, pero creo que llegaremos al total”, aprecia Berrocal. También harán aportación de alevines de trucha. Por el momento, han sido 30.000 ejemplares.

Compartir el artículo

stats