Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreño luce bandera en Tokio

Prendes y Torrontegui, “orgullosos” de exhibir la enseña del concejo en los Juegos y fotografiarse con ella en la Villa Olímpica

Carlos María Prendes (a la izquierda) y Marcelino Torrontegui, con la bandera del municipio de Carreño, en la Villa Olímpica de Tokio. | R. B. G.

Carlos María Prendes (a la izquierda) y Marcelino Torrontegui, con la bandera del municipio de Carreño, en la Villa Olímpica de Tokio. | R. B. G.

Es tiempo de Juegos Olímpicos. Y los vecinos del concejo de Carreño no solo los han visto desde el salón de su casa sentados frente al televisor. Algunos de ellos han podido presenciar en directo las pruebas, no porque compitiesen, sino porque están presentes en Tokio con diferentes delegaciones. Es el caso de Carlos Manuel Prendes y Marcelino Torrontegui, encargados de mantener viva la llama olímpica en el municipio, pues el concejo ha sido tierra de deportistas que llegaron tan alto como para acudir a las Olimpiadas hace muchos años.

En los Juegos Olímpicos de México, en el año 1968, participó Carlos Prendes, que lo hizo defendiendo los colores del país anfitrión. Precisamente su sobrino, Carlos Manuel, ha recogido el testigo, aunque vinculado con el piragüismo, ya que es el actual seleccionador belga de esa disciplina.

Ese deporte y ese parentesco les vincula directamente también al Club Los Gorilas, ya que el primero fue uno de los fundadores y el segundo es el actual presidente. Desde la distancia, y preparando los días decisivos para el combinado belga, Carlos Manuel tiene a Carreño en su pensamiento: “Es un orgullo representar a mi pueblo, al concejo, a Los Gorilas, a la familia Prendes y también a mi país en Tokio. Defiendo los intereses del equipo olímpico belga, pero me siento muy orgulloso de también representar a mi tierra, a mi club y a mi familia”.

El piragüismo ha sido sin duda la disciplina más prolífica para el concejo, ya que fue donde brilló Herminio Menéndez, que participó en cuatro olimpiadas consiguiendo una plata y un bronce e introdujo la antorcha olímpica en Montjuic en Barcelona 82. También Luisa Álvarez participó en el K-4 500 de Barcelona y Ramón Menéndez y Eduardo Prendes fueron reservas.

La otra representación viene ya en la delegación española, con un habitual de estas citas. Nacido en Gijón, pero con raíces en el concejo en la parroquia de Albandi, el masajista Marcelino Torrontegui afrontó sus séptimos Juegos. Ya está recién llegado de vuelta a España, aunque de momento cargando las pilas antes de volver a Candás en Canarias, donde aprovecha para seguir la evolución de su hija Carlota en los Campeonatos de España de Natación.

Después de haber proporcionado cuidados a los deportistas del combinado nacional en Japón, resalta ese orgullo de poder seguir acudiendo a estas citas en cada convocatoria: “Es un honor ir a unos Juegos y es un honor hacerlo representando a Carreño. Me siento orgulloso. También de estar con Carlos y hacer nuestra foto de rigor. Pensamos mucho en Candás, en Carreño y en los nuestros. Desde la lejanía barrimos para casa”.

Compartir el artículo

stats