Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El equipo de las fosas de El Rellán llega al nivel de los cadáveres e iniciará hoy las exhumaciones

Los primeros restos se recuperarán en el área de la finca sin edificaciones, y se espera hallar más bajo la granja construida posteriormente

Los trabajos en las fosas de El Rellán, ayer por la mañana. | R. S. A.

Los trabajos en las fosas de El Rellán, ayer por la mañana. | R. S. A.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inició ayer los trabajos para recuperar los primeros restos de víctimas de la represión franquista en la fosa de El Rellán, en Grado. Por la mañana se trabajó en la zona de la finca en la que no hay edificaciones, donde hay, al menos, cuatro personas enterradas. Se llegó al nivel de los cuerpos, que hoy, jueves, serán exhumados. En el lugar se construyó posteriormente una granja, bajo la que también se da por seguro que pueda haber muchas más víctimas. Si bien, esta intervención depende de una futura prospección tras el derribo de las construcciones.

Las labores de investigación que ya se realizaron en la zona localizaron determinan que hay cuatro víctimas de la represión franquista, cuyos cuerpos serán desenterrados a lo largo de la jornada de hoy consiguiendo que la exhumación afronte su etapa crucial tras años de lucha de la familias y de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica e incluso tras alguna paralización de los trabajos por orden judicial.

Además, hace ya varias semanas que se tomaron muestras para análisis genéticos a las personas que buscan en este lugar de Grado a sus familiares para poder luego realizar un cotejo que permita identificar los restos de las víctimas.

El pasado junio, en El Rellán los arqueólogos se centraron en delimitar la fosa donde se encuentran los cuerpos del área de la finca sin edificaciones. Los restos de las víctimas se localizaron a algo menos de metro y medio bajo tierra y se dejaron protegidos y señalizados con una plancha metálica. Entonces, la arqueológa Arantxa Margolles explicaba que todos los indicios apuntaban a que la fosa sigue hacia la zona de la edificación de la granja existente.

Fue el pasado abril, tras meses de parón, cuando la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Grado declaró el sobreseimiento libre y el archivo de las diligencias que fue necesario abrir tras la evidencia de restos de cadáveres en la fosa y de casquillos de bala.

En su momento, el hallazgo había paralizó las actuaciones de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en las fosas, en julio del año pasado, y la tardanza del informe forense retrasó hasta comienzos de 2021 la resolución de la investigación judicial.

El dictamen del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses concluyó a principios de este año que los restos hallados reflejaban una muerte antigua y en consonancia con la recuperación en el lugar de casquillos de la época de la Guerra Civil. De este modo, aunque los hechos pudieran ser constitutivos de delito, la antigüedad de los restos y el hecho de haber sido encontrados en una fosa común de la Guerra Civil implica que los cadáveres se corresponden con represaliados durante la contienda civil española.

La jueza ordenó entonces el archivo de las diligencias porque el plazo para investigar estos crímenes había prescrito, abriendo así la posibilidad de que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica realizase la exhumación por encargo del Ayuntamiento, que adquirió los terrenos para tal fin con el objetivo claro de que los familiares recuperen los restos. Muchos, personas de avanzada edad y llevan años esperando recuperar los restos. Un total de 25 familias que esperan poder determinar la identidad de los tres cadáveres hallados con las muestras dadas para las pruebas genéticas.

Compartir el artículo

stats