Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grado, exposición sobre ruedas

La Casa de Cultura alberga hasta el día 12 una muestra con todos los modelos de Vespa fabricados en España

El patio de la Casa de Cultura de Grado, lleno de motos Vespa. | S. Arias

De la primera Vespa con sidecar de 1953 a los últimos modelos de la década de los noventa del pasado siglo. El patio de la Casa de Cultura de Grado se convierte hasta el próximo día 12 un garaje de motos con la muestra de una treintena de vehículos, que incluye todos los modelos de la marca italiana fabricados en España. El club “Vespa Lambretta Grado” inauguró ayer la exposición “68 años de Vespa España” consiguiendo captar la atención de numeroso público por la variedad y detalle de las piezas expuestas. Se trata de la mayor exposición de esta icónica marca realizada en el norte de España.

Jesús Feito con su moto de los 50. | S. A.

“Se puede ver toda la evolución de los modelos hechos en España, desde las primeras motos de los años cincuenta con el faro bajo, dos asientos y tres velocidades a las de la década de los sesenta, que ya alcanzaban los 90 kilómetros por hora; pasando por los años setenta, cuando se empieza a comercializar el motor 200 y empiezan las de 125 y 150 centímetros cúbicos”, explica Jesús Feito, miembro del club y uno de los coleccionistas que han cedido sus piezas. Además, en la sala de exposiciones contigua al patio, se pueden ver los vehículos de la década de los noventa del siglo XX, incluidos tres Vespino, “el hermano pequeño de la Vespa” o la última Vespa que utilizó Correos en Asturias.

Roberto García con el sidecar de 1953. | S. A.

El recorrido se inicia con los primeros modelos, “algunos de ellos aún con la pintura original”, aunque en cada uno se pueden observar distintos detalles “porque las motos, siendo la misma, iban evolucionando y unas tienen guantera, otras llevan la rueda atrás o de lado”, detalla Roberto García, uno de los coleccionistas que han cedido sus piezas para la exposición. Una etapa de fabricación en la que salían al mercado los famosos sidecars, de los que hay varios ejemplos en la muestra de Grado. De hecho, una de las piezas más destacadas es el primer modelo de 1953, propiedad de García, de Oviedo.

Octavio Álvarez. | S. A. Sara ARIAS

Entre esas motos de los primeros años de Vespa en España hay también una de 1957 que fue usada durante décadas por una mujer, Matilde, “algo que no era muy habitual en aquella época”, relata Juan Carlos Higón, otro de los aficionados con moto en la exposición y vecino de Soto de Llanera.

La muestra continúa con los años sesenta, con una nutrida variedad de modelos “pues fue la época de esplendor de Vespa, cuando los obreros pudieron empezar a comprarlas”, comenta Octavio Álvarez, coleccionista de Morcín, en San Martín del Rey Aurelio. Tiene 27 motos de las que 13 son Vespa. Y, entre ellas, el modelo “Primavera”, uno de los más populares en España, que se puede ver en varios tipos.

Además, la muestra dispone de otras piezas, más modernas, fabricas en los años ochenta y noventa del siglo XX, “haciendo motos más modernas, con más tecnología pero en base a los modelos antiguos”, detalla Feito, quien está para guiar al público en la exposición, que se puede visitar de lunes a viernes, 19 a 21 horas, y los sábados y domingos, de 11.30 a 14 horas. Si bien, también se pueden concretar visitas para grupos en otro horario en el teléfono 628361917.

Los coleccionistas que participan con sus cesiones animan a los asturianos y turistas a conocer la muestra guiada por la cantidad de motos y variedad de modelos que incluye, así como las vitrinas en las que se han colocado documentos de la época, cascos o reproducciones a escala de los vehículos expuestos en Grado. Un paseo por la historia de Vespa en España que, a tenor de la asistencia de público de ayer, parece que va a ir sobre ruedas.

Compartir el artículo

stats