Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una pasarela para la inclusión

La asociación Llanera Sin Barreras organiza un desfile de moda en el que se recuerda con globos a los tres socios fallecidos este año

Asistentes al desfile de moda organizado ayer por la asociación Llanera Sin Barreras. | Inés Gago

“Incluir no es dejar entrar, es dar la bienvenida”, rezaba la camiseta que llevaba Mude Gus ayer al desfile de moda organizado por la asociación Llanera Sin Barreras. Y, aunque su portadora no cruzó la pasarela improvisada de la plaza San Isidro en Lugo, todos los modelos que la atravesaban tenían la actitud que reflejaba la frase. Era como si también la llevaran encima.

Raquel del Valle desfilando ayer en Lugo de Llanera. | Inés Gago

Los globos de colores, blancos y azules, marcaban el comienzo de la pasarela, desde el que debían salir los 74 modelos, engalanados todos ellos con ropa, maquillaje y peinados de pequeños comercios de alrededores. Había de todo, reflejando la propia idiosincrasia de la asociación: hombres en traje, mujeres de vestidos con flores, niñas vestidas de sport, niños con el pelo azul, personas con una discapacidad y otras que no la tenían. El paseo de gloria, ante un auditorio al aire libre –con sillas de plástico, distancias y mascarillas– a rebosar, era el mismo para todos.

“Yo lo que quiero es que la gente disfrute”, decía nerviosa María José González, con una carpeta en la que se indicaba el orden de los modelos en la mano. La tesorera de la asociación no pedía más, solo mucha alegría y que todo fuera bien. Lo que no sabía es que una vez finalizado el desfile sería ella la que adquiriría, sin pedirlo, el papel de protagonista; el propio alcalde, Gerardo Sanz, le entregó un ramo de flores por su esfuerzo. Y ella lo aprovechó para recordar a las tres personas de Llanera Sin Barreras que fallecieron en este 2021.

María José González, junto a Chus Bobes, el secretario de Llanera sin Fronteras, fue la que tomó las riendas de la organización del acto en este segundo año consecutivo que se celebra, debido a que su presidente, Juan Majada, permanece ingresado en el hospital. Fue el promotor de esta idea; lo había visto en otras localidades y consideró que era una forma muy adecuada de visibilizar lo que persigue la asociación: eliminar las barreras sociales y arquitectónicas para las personas con una discapacidad, de forma que puedan relacionarse y tener una vida digna. Incluir, dar la bienvenida.

El recuerdo de las personas que faltaron no se quedó solo en las palabras de María José. Al finalizar el desfile, después de un baile, desde un garaje contiguo sacaron unos globos, en los que estaba escrito el nombre de José, Carmen y Jorge. Además, un “gracias por venir”.

Y, bajo la atenta mirada del público, soltaron lastre. Luego, vinieron los abrazos y sonó la música, mientras los globos iban dejando un reguero de colores por el cielo. María José, realmente, no tenía motivos para estar nerviosa: los vecinos disfrutaron y se empaparon de lo que la asociación Llanera Sin barreras había creado. Pero no solo en el desfile, sino en su día a día.

Compartir el artículo

stats