Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El panteón de Concha Heres, la “tumba de reyes” que languidece en Grado

El municipio sigue trabajando para que la propiedad impulse la restauración o para que pueda darse una cesión al concejo que facilite su preservación

18

La "tumba de reyes" que languidece en el cementerio de Grado Paula Tamargo

El panteón funerario de Concha Heres sigue languideciendo en el cementerio de Grado. La edificación, de 1923, fue levantada por Amado Martínez Cienfuegos con un proyecto del arquitecto Anselmo Arenillas para albergar las tumbas de doña Concha, como es conocida en la villa, y su marido, Manuel Valle Fernández, un indiano con orígenes en Candamo que hizo una enorme fortuna en Cuba. El inmueble, que se alza sobre lo alto del camposanto, sigue llamando la atención por su belleza, aún en su estado actual de decadencia. La escultura “La Noche”, un ángel de estilo modernista, ubicado en el pórtico, obra de Juan Cristóbal, Medalla Nacional de las Artes en 1922, destaca en el conjunto de la que bien podría ser una “tumba de reyes”, al decir de algunos estudiosos locales. Para el reposo de Heres y Valle se hicieron de hecho dos sarcófagos de mármol, con estatuas yacentes del mismo material en la parte superior cuya cara y manos son de marfil. El Ayuntamiento moscón sigue trabajando en la actualidad para tratar de promover su restauración o lograr una cesión que convierta esta joya en patrimonio público.

El panteón de Concha Heres, la “tumba de reyes” que languidece en Grado

Hace años que en el municipio se reivindica que se ponga freno al deterioro del panteón. En 2017 llegó al pleno municipal una moción en la que se planteaba que se solicitase la cesión para intentar proceder a su arreglo. La iniciativa, pese a haber recibido aprobación plenaria, no pudo seguir adelante al existir varios propietarios y no estar estos de acuerdo. A día de hoy, el Ayuntamiento está moviendo ficha de nuevo para lograr o bien que la propiedad asuma su reparación o bien que finalmente pudiera producirse esa cesión y que así las administraciones públicas pudieran intervenir su preservación.

El panteón de Concha Heres, la “tumba de reyes” que languidece en Grado

En tanto haya algún tipo de avance, la historia de quienes reposan en el panteón siempre merece volver a ser contada. Se dice que a Concha Heres, en La Habana, la llamaban “La perla de las Antillas” por su gran belleza y su buen carácter. Había nacido en el occidente asturiano, en Belmonte de Miranda, en 1864, pero con 19 años se casó por poderes con Manuel Valle Fernández, una de las grandes fortunas de Cuba, natural de Candamo y que era, según se ha escrito veintiséis años mayor que la joven.

El panteón de Concha Heres, la “tumba de reyes” que languidece en Grado

Tras una intensa vida en común, llena de viajes por distintos puntos del mundo y las posibilidades que les ofrecía su acomodada posición económica, Manuel Valle fallece en París en 1896, tal y como aún puede leerse en el frontal de su tumba en el panteón de Grado.

El panteón de Concha Heres, la “tumba de reyes” que languidece en Grado

Es entonces, a la muerte de su marido, cuando Heres vuelve a España y, con su madre, se instala en una casa de Grado. También estuvo muy vinculada a Oviedo, donde tuvo su hoy desaparecido chalé y hará en Asturias diversas donaciones para escuelas e iglesias.

Recién iniciado el siglo XX, Concha Heres vuelve a casarse y pasa temporadas en Madrid. Será en los años 20 cuando encargue el panteón de Grado, donde fue enterrada, junto a su primer marido, en 1943, tras su fallecimiento el 2 de junio de ese año.

Compartir el artículo

stats