Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esta es (según los expertos) la mejor panadería de Asturias

El emblemático establecimiento La Portalina de Villaviciosa gana con su hogaza a la piedra el premio “Miga de Oro del Principado de Asturias 2021”

Omar Sánchez, mostrando sus hogazas de pan, en su establecimiento de Villaviciosa. | Vicente Alonso

Omar Sánchez Valvidares, de Panadería La Portalina, en Villaviciosa, ha ganado el premio “Miga de Oro del Principado de Asturias 2021”. En la “Ruta del Buen Pan”, que así se llama el certamen, han participado 24 panaderos asturianos y el proceso de selección para elegir el mejor producto se llevó a cabo con una cata a ciegas, por un jurado de profesionales del sector. A la final también llegaron Esther Casero, de Panadería Casero (Oviedo), y Eva María Marcos González, del establecimiento Mano a Mano (Gijón).

“Es un orgullo recibir este premio, que es de todos y cada uno de los miembros que formamos panadería La Portalina y que hacemos extensible a nuestros clientes, sin los que nada de esto sería posible. Estamos muy agradecidos y emocionados y no puede haber mejor forma de recibirlo que rodeado de amigos y compañeros de profesión”, señaló el maestro panadero maliayés Omar Sánchez.

Muestra así su satisfacción personal y profesional por el galardón y también tiene gratitud para la Asociación de Panaderos y Pasteleros de Asturias, organizadores del concurso. “Además de los premios que se entregan se pone en valor la labor de todos los panaderos artesanos y da a nuestro sector la importancia que se merece. Quiero felicitar también a las otras dos finalistas y a todos los participantes por el altísimo nivel de los panes presentados, que demuestran la buena salud que tiene la panadería asturiana”, explicó el ganador de la cita.

Con este galardón se quiere distinguir a los profesionales que día a día están al frente del obrador y apuestan por elaborar sus panes manteniendo la tradición, calidad, artesanía y buen hacer del oficio. El concurso valora la corteza, miga, color, alveolado, sabor, gusto, textura, peso y aspecto exterior del pan. De todo ello sabe bastante Sánchez, que se presentó con una especialidad concreta, la hogaza a la piedra. “Es una hogaza con un 50 por ciento de harina molida en piedra, de alta hidratación, fermentada con nuestra masa madre de cultivo, de larga fermentación y cocida en horno de solera refractaria. Es como la hogaza de masa madre que la llama la gente, que vendemos en la panadería pero más grande”, apunta.

Este panadero dirige el negocio familiar, ya centenario, que antes tuvieron sus padres, Herminio Sánchez y Loli Valvidares. Formado en la Escuela de Panadería de Madrid, y con estudios en Gestión Comercial y Marketing, amplió su formación sobre la elaboración del pan en diferentes puntos de España y Europa, entre los que destaca la Escuela de Panaderos de Richemont en Suiza, una de las mejores del mundo. Además, es miembro del prestigioso Club Richemont de panaderos, pasteleros y confiteros.

Sobre su filosofía de trabajo en el obrador de la panadería maliayesa, explica que “queremos hacer panadería artesanal y tradicional, con panes de calidad y cuya principal característica es que sea un pan saludable y nutricionalmente mejor”. “A la vez tratamos de innovar, pero usando técnicas de hace 80 años, con procesos de masas madre de cultivo con trabajo artesanal y apuesta por la calidad”, añade.

El establecimiento de La Portalina, en el casco histórico de la Villa, conserva una decoración tradicional que llama la atención de muchos visitantes. Es una emblemática panadería que ya fue elegida en 2019 entre las mejores de España, y que con este premio, “Miga de Oro del Principado de Asturias”, participará en la final nacional de la “Ruta del Buen Pan”, que se celebra el 8 de noviembre en Mediterránea Gastrónoma, de la Comunidad Valenciana, cita en la que se entregarán las 80 estrellas de la panadería española a los más destacados profesionales del sector.

Compartir el artículo

stats