Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teverga prevé más excavaciones en Peña Sobia tras hallar restos de distintas épocas

Los sondeos localizaron huesos de tres varones que vinculan a invasiones romanas y otras piezas como una punta de lanza de unos 3.000 años

Fanjul muestra la punta de lanza encontrada, junto a la alcaldesa, María Amor Ardura. | S. A.

Una masacre vinculada a la invasión de Roma en Asturias. Es la hipótesis que plantea el arqueólogo Alfonso Fanjul sobre los resultados del sondeo realizado el pasado verano en Peña Sobia, en Teverga, que ha dado con los restos óseos de tres varones jóvenes, de entre 20 y 30 años, fallecidos por muerte violenta en torno al siglo I. Además, en la campaña han documentado un abrigo que fue habitado en el Paleolítico medio, que puede ser el de mayor altitud hallado hasta el momento en la región. También han recogido materiales de “excepcional importancia” como una punta de lanza, datada en el Calcolítico, hace unos 3.000 años, que será custodiada por el Museo Arqueológico de Asturias.

“Planteamos la posibilidad de que haya sido una masacre porque en esa época, que coincide con la conquista romana, ya no se entierra en cuevas y tampoco hay restos rituales, todo parece indicar que fueron arrojados allí”, explicó Fanjul, ayer, en la Casa de Cultura de San Martín, en la presentación de los resultados de la campaña que dirige con la colaboración del investigador Antonio Junceda y con el apoyo económico del Ayuntamiento de Teverga, que ha costeado las pruebas, como los análisis de carbono 14 para datar los hallazgos.

Una teoría que se sustenta también en los campamentos militares romanos que se han documentado en la zona, así como objetos, como una moneda con una cabeza de un águila, propia de la legión romana. “En ese tiempo hubo rebeliones astures pero todavía no podemos concretar a cuál de los episodios atribuir los restos de esta masacre”, detalló Fanjul.

El público observa el hallazgo.

Los restos fueron sometidos asimismo a un estudio anatómico y aún quedan otras investigaciones por hacer como exámenes de ADN con los que incluso podrían comprobar el origen geográfico de los restos. También se podría determinar la dieta que llevaban.

En la investigación posterior al sondeo se comprobó que uno de los individuos, el más adulto, tenía problemas de movilidad por desgaste de los huesos, “probablemente por haberse criado en una orografía difícil o bien por artritis, aunque es extraño porque es demasiado joven”. Además, en el hueso dorsal hallaron un trozo de caliza: “Parece que fue golpeado en la espalda o bien por haber sufrido una caída, una herida a la que sobrevivió porque estaba cerrada”, señala.

La exploración de Peña Sobia también descubrió un abrigo rocoso del Paleolítico medio, “extraordinario” por la altitud a la que está, entre los 1.200 y 1.500 metros de altitud. Por otro lado, el arqueólogo mostró una punta de lanza hecha en bronce, del inicio de la Edad de los Metales, encontrada en un canal de comunicación entre las dos vegas que hay en la zona, “un lugar estratégico de caza”.

Todos son resultados que les animan a iniciar una excavación en 2022. Y tendrán el apoyo del Consistorio. “Es un hallazgo extraordinario sobre la historia de Teverga y que apoyaremos en la medida de nuestras posibilidades”, afirmó la alcaldesa, María Amor Ardura.

Compartir el artículo

stats